El Editorial

El deporte venezolano en Beijing

Hay que ver la presión que le puso el gobierno a nuestros atletas en las olimpiadas de Beijing con su habitual tendencia a convertir todo en un triunfo revolucionario.

Un despliegue inusitado de afiches en los que se proclamaba el oro revolucionario tenía que pesar mucho en el ánimo de los jóvenes participantes que se sentían obligados a producir resultados que , a veces, estaban por encima de sus posibilidades. Pero, a pesar de ello, los atletas dieron lo mejor de si aún cuando no se lograron las medallas que, con tanta impudicia, el gobierno proclamaba. El presidente, para curarse en salud, afirmó que las medallas no eran lo importante sino simplemente el flamear de la bandera nacional, lo que para los atletas tuvo que caer como un balde de agua fría ya que es evidente que el sueño de todos es obtener una medalla que consagre el esfuerzo de años en mejorar su rendimiento físico para obtener ese momento de gloria.

Nuestros deportistas merecen todo el aprecio del pueblo venezolano y la exigencia de que les den el apoyo para mejorar su preparación tanto física como fisiológica y psicológica y que nadie pretenda posesionarse de los logros de esos muchachos y muchachas que no es otra cosa que el esfuerzo personal, a través de muchos años de dedicación desinteresada al deporte , por parte de cada uno de ellos . El gobierno no puede pretender que eso sea un éxito revolucionario, hay que recordar que muchos de nuestros principales atletas han sido formados en el exterior y los que lo han hecho en el país han tenido que, en muchos casos, franquear múltiples dificultades para lograr una preparación física adecuada para ese género de competencias.

La lección de Beijing debe ser que hay que darle pleno apoyo al desarrollo del deporte en Venezuela pero no como bandera política sino con la convicción de que en la medida en que todos los venezolanos respaldemos a nuestros muchachos, ayudaremos a darles la confianza necesaria para competir con éxito en las mas exigentes competencias internacionales. A veces se crean falsas ilusiones con triunfos en competencias menores que no necesariamente contribuyen a la mejor preparación para los atletas. Las grandes potencias deportivas les dan todas las facilidades a sus deportistas y a los mejores sólo los hacen competir en los más exigentes torneos.

Esperamos que desde ya se inicie la preparación con un soporte desinteresado para la próxima olimpiada de Londres y eso si no volvamos a contar los pollos antes de nacer y mucho menos utilizar a los atletas como propaganda política de un sector del país.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba