El Editorial

El dilema de la gasolina

Es evidente que el precio actual de la gasolina en Venezuela es una aberración ya que no sólo no cubre los costos de producción por lo que el valor al menos debería cubrirlos.

Este aumento,  si no se revierte totalmente a PDVSA, será otro engaño ya que no resolverá los costos de producir la gasolina y al mismo tiempo,  vista la disparidad entre los precios en Colombia y Venezuela, no detendrá el lucrativo negocio del mal llamado contrabando de extracción, que más bien debería denominarse como la actividad económica más rentable de algunos personeros que se sienten guapos y apoyados.

Nuestro país no podrá vencer la corrupción mientras sigan subsistiendo las disparidades de precios causadas por todos los controles que ha impuesto este régimen sin tomar en cuenta la productividad y las leyes del mercado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

4 comentarios

  1. En principio el »dilema» gira en torno al nuevo precio del combustible y el uso que se haga de tales recursos. Y es que la propuesta del »20%» que planteó el presidente Maduro se le vio la costura de inmediato. Redujo asunto tan importante a una propuesta hiper – populista destinada a lograr su aprobación con evidentes fines electorales y tomar oxigeno en un marco de crisis fiscal que en parte frenara la desordenada emisión de dinero inorgánico que tiene la economía en un permanente proceso inflacionario. En el fondo pareciera que el destino final de esos cuantiosos recursos no serían el ir a solventar en parte los graves problemas de PDVSA ,sino disponer de dichos dineros para gasto corriente ; o sea, continuar con el despilfarro y la corrupción, amen de agravar el problema de la inflación y tal vez, mitigar en algo el problema de la escasez. En esencia, muchos intuimos que lo que nos están dando es un »caramelo con cianuro », que al final nos terminará matando a todos, ya que en realidad nos están sacando el dinero de los bolsillos para ir al gran bolso del Estado »benefactor». Simplemente un robo descarado.

    El problema es que la medida es inevitable y necesaria, pero solamente sería creíble si en paralelo se suspendiese la »regaladera» de petroleo a terceros países, cosa que no va a ocurrir, con lo que resulta evidente que no se tiene la menor intención de modificar la nefasta política petrolera del Estado venezolano y que por el contrario, nos continuará llevando al foso de la quiebra. Es como el incremento de la electricidad, todos lo pagaremos como si tuviésemos »luz», pero nos alumbramos con velas pues ya los »apagones» son a nivel nacional y todos los días del año. También, los políticos opositores se contradicen, pues hasta ayer apoyaban la medida y hoy se oponen radicalmente, pues si el gobierno utiliza parte de los recursos para la campaña del 2015, es muy probable que les den una »pela». Privan mas los intereses sectoriales que los nacionales, y así, no vamos a ninguna parte.

    Un precio por debajo del precio fronterizo no va a frenar el contrabando de extracción, siempre será atractivo como lo es el de los alimentos. Los colombianos especialmente pagan al contado y según sea el caso hasta con divisas fuertes. Ese monopolio pertenece al sector castrense y bajo ningún concepto lo van a dejar perder, al fin y al cabo son los que »mandan» en este país y hasta apalancan al señor Maduro para que sirva de mampara. Están claros que vale mas vivo que muerto y del mismo modo piensan los miembros de la »hermandad socialista». Así, es evidente que no habrá de cambiar nada en el corto y mediano plazo con independencia del precio que se le asigne al combustible.

    El EDITORIAL de hoy apunta en la dirección correcta al señalar que mientras no nos sometamos a las leyes del mercado e incrementemos la productividad levantando los controles, las disparidades en los precios de los bienes y servicios continuarán distorsionando la economía nacional. Esto, ni lo entiende el gobierno ni tampoco tiene la voluntad política para rectificar adecuadamente.En consecuencia, los problemas no se solucionarán ; todo lo contrario, la realidad económica se agravará.

  2. Como este es un gobierno controlador deberia de aplicarle la ley de precios justo a la gasolina, es decir 30 % y asi se da el ejemplo a el 80% de la poblacion que no poseemos vehiculo

  3. Anteriormente llenar un tanque de automóvil costaba un fuerte, Bs.5,00, es decir un dólar algo. También era bastante barato y no era necesario que el parque automotor cubriera los costos de producción de PDVSA, gracias a la buena administración, además de mantener el valor del dólar durante unas cuatro décadas.
    Con mucho menos razón ahora dichos transportes deberían cubrir esos costos con la inmensa riqueza en ingresos que ha percibido el país. No se justifica. Aparte de que ese aumento traerá larga cola, todo subirá
    aún más.

  4. Ya tienen como 10 años hablando del maldito aumento de la gasolina, si le hubiesen ajustado 10 céntimos anuales la gasolina actualmente tendría un precio de más o menos de Bs. 2,oo por litro. Dejen de estar con esa mamadera gallo y HAGANLO. De mi parte el precio debe internacionalizarse para que sigamos añorando al DOLAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba