El Editorial

El Gobierno sigue sin aprender ni entender

El Ministro para el Interior y Justicia ha lanzado un reto; invita a los Gobernadores no afectos al chavismo a entregarle a él –al Ministro- sus policías estadales si ellos –los Gobernadores- no son capaces de controlar la inseguridad en sus estados. Y lo plantea como si los estados y municipios regidos por funcionarios chavistas fueran oasis de paz, tranquilidad y prosperidad.

Como de costumbre, el liderazgo del Gobierno se va por los caminos emocionales –a estas alturas ya poco emocionantes- de la fraseología rimbombante del mitin político y deja de lado los programas lógicos y eficientes. El problema de la inseguridad no está en cuál cuerpo policial es más eficaz en la lucha contra el delito y la protección de los ciudadanos. Si nos atenemos a la realidad y las cifras de todos los días, debemos concluir que todos son ineficientes y que los resultados nacionales, estadales y municipales en el establecimiento y sostenimiento de la seguridad ciudadana sólo muestran un colosal y sangriento fracaso nacional.

La solución sólo puede estar en el diseño experto de una política nacional de prevención del delito y control de la delincuencia, que incluya de manera coherente tanto los programas sociales de reducción de la pobreza, de mejoramiento de la educación –incluyendo la formación cívica y ética, no sólo matemáticas e historia mas o menos reconducida-, la ampliación y despolitización del sistema judicial –fiscalía incluída- y la reforma profunda del sistema carcelario, como una estrategia de funcionamiento policial en la cual la Policía Nacional, las estadales y municipales no pueden ser instituciones separadas que rivalizan entre sí cada semana en un simple guerra de cifras y porcentajes.

Es decepcionante que a estas alturas el Gobierno y el chavismo que pende de él sigan actuando sobre el esquema nosotros vs. los demás. Once años de fracaso claro en la seguridad ciudadana –y en el  manejo de las industrias básicas, y de la electricidad, y de la producción agropecuaria y manufacturera- sólo indican que ni el Gobierno ni la estructura política oficialista han aprendido nada. Lo peor, y más injusto, es que quienes pagan las consecuencias de esa actitud estancada, son los ciudadanos de todas las inclinaciones políticas; lo pagamos con angustia, desazón y sangre.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba