El Editorial

El gran cobero

Si algo ha caracterizado a Chávez  en estos doce años es la cantidad de mentiras que ha dicho, así como las múltiples promesas incumplidas.

Desde el árbol de las tres raíces  al socialismo patria o muerte,  las ideas han cambiado en la medida en que ha aparecido a su lado, un nuevo mentor. Primero fue  Ceresole hasta que Miquelena lo botó del país, luego Martha Harneker,  Heinz Dieterich y ahora es algún trotskista inglés y algunos miembros de la Izquierda Unida española. Pero eso no tiene importancia, como tampoco lo tiene cambiar la camisa roja por la amarilla. La única verdad que le interesa a Chávez es cómo aferrarse al poder cual garrapata llanera.  Sus ideas no cuentan mucho porque igual usó al Oráculo del guerrero hasta que Boris Izaguirre le dijo que ese era el manual de los gay, como jura sobre Marx sin haberlo leído ni mucho menos estudiado, o como por algún tiempo le dio por hablar de la tercera vía de Tony Blair,  o asumió como propio el cooperativismo y el trueque como fórmulas novedosas de mejorar los intercambios económicos. 

Lo cierto es que, en su pensamiento, no hay ninguna consistencia y, por más que se le de la vuelta al socialismo del siglo XXI, no se le ve grandes diferencias con una mezcla de leninismo con estalinismo y fidelismo todo impuesto al ritmo de las circunstancias y sus posibilidades. Pero eso sí, las ventas de petróleo al imperio, no se tocan ni con el pétalo de una flor.

Con el pasar del tiempo ya es muy difícil distinguir cuando Chávez miente y cuando dice la verdad, por eso es que hay tantas versiones sobre su enfermedad. Todo habría sido sencillo si él  hubiese suministrado, como cualquier presidente de una nación seria, un parte médico y así nadie tendría materia para especular. Pero precisamente él no quiere eso. Él se maneja con un discurso en donde  sólo él sabe  qué es cierto y qué es invento.

La MUD debería encargar un trabajo sobre  todas las promesas que ha hecho en estos doce años y no ha cumplido, todas las mentiras que se le han descubierto, y todas las contradicciones que incurre a diario con relación a su propio discurso del pasado. 

Los ecuatorianos tuvieron un caso similar de alguien que duró poco tiempo en el poder (Bucaram). Mientras que aquí, los venezolanos han vivido y lo han soportado a base de coba, improvisación y esperanzas de un mejor mañana que nunca acaba de llegar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba