El Editorial

El juicio a Leopoldo López

Es un ejemplo común de este sistema judicial utilizar las demoras procesales para no tener que decidir sobre el fondo de los casos.

En la causa contra Leopoldo López, no solo es ya la norma – como lo fue en el juicio contra la juez Afiuni – sino que además la jueza del caso se niega a escuchar a los testigos de la defensa y no parece aceptar prueba alguna que no provenga del ministerio público.

Un país que mantiene un sistema judicial accidental, sin jueces permanentes e independientes del poder central, nunca podrá progresar porque siempre será el reino de la arbitrariedad y de las veleidades del gobierno de turno.

La justicia debe ser ciega y sorda frente a los requerimientos del gobierno. En cualquier sistema judicial imparcial, Leopoldo López no solo no debería estar preso sino en libertad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Las instancias interncionales de justicia deberían poder establecer límites a la soberanía de los países para evitar abusos o ilegalidades universales, obviamente sin dejar de respetar a gobiernos legítimos.

  2. NOTA PREVIA: Llevaba horas tratando de conectarme a Internet y hasta un comentario sobre el Editorial de hoy se »esfumó» entre los vericuetos de la Red. Problema que ya tiene varios días en medio de una lentitud inaudita.

    Es evidente que los ciudadanos nos encontramos en un estado de indefección real frente a los permanentes desafueros del Poder Judicial ( que no es tal ) ; y es que no hace falta ser político, basta iniciar cualquier trámite – no necesariamente engorroso – , para que nos asalten cualesquiera banda de pillos ( hay honrosas excepciones ) y de inmediato, como »depredadores» te exigen pagos indebidos para cualquier trámite y eso señores se llama »corrupción».

    En el caso del señor López, necesariamente uno no puede aplaudir semejante abuso de autoridad y tamaña ausencia de justicia. Se saltan los procedimientos ; se genera un sufrimiento y un estrés innecesario en el prisionero ; se causa una angustia en el seno de la familia ; los hijos son apartados de sus padres y todo, para que una señora jueza se preste a »pies juntillas» y paso a paso, el seguir las ordenes e instrucciones extra – judiciales y de una superioridad política y militar que se ceba en el detenido sin respeto ni consideraciones de ninguna especie. Eso no es correcto ni responde al sentido de »humanidad» que una »revolución» y que llena de »amor», prometió como redención de nuestro pueblo. Al final, todo ha quedado en el control del poder por parte de una banda de pillastres que hace y deshace a su buen saber y entender ; nunca para bien, sino para enconar mas la división y estimular el desorden y la anarquía.

    El gobierno está esperando el momento para dictar la sentencia condenatoria del señor López ; sabe que ello generará conflictos y protestas, máxime cuando la »nueva» MUD se ha comprometido con la suerte de los »prisioneros políticos» y un »renovado» señor Capriles va recuperando aceleradamente espacios políticos y reconquistando nuestras simpatías. Está hablando bien y tan solo esperamos que no se »raje» a la hora de la verdad. En este sentido, las palabras del señor León son las correctas : La oposición vive un nuevo mejor momento. Esperemos que tan buenos augurios no se los lleve el viento y descendamos a los abismos de una nueva frustración.

    Con frustración o no – frustración, los ciudadanos de a pie seguiremos firmes y convencidos de que estamos haciendo lo correcto hasta el momento de reconquistar los derechos que nos ha conculcado este castro – comunismo indolente que nos pretende imponer este fraude colectivo que denominan »socialismo» (comunismo). Sigamos adelante y no miremos atrás…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba