El Editorial

El “mal común”

“Mal común” es la antípoda de “bien común” que se entiende como aquello que beneficia a todos los ciudadanos o, lo que es lo mismo, el “Bonun commune communitatis”, el bien común de la comunidad o, si se quiere, el bienestar general.

El bien común debería orientar Ia acción de los gobiernos. Simón Bolívar lo vinculaba con el goce de algunos derechos: “la libertad, la seguridad, la prosperidad y la igualdad”. “La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos” y «El sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política».

Detengámosnos aquí. ¿Es acaso la búsqueda del bien común lo que ha motivado al actual régimen? Luce más bien que, en la práctica, el verdadero objetivo ha sido la concentración de poder y riquezas en manos de un determinado grupo político.

Se ha creado una nueva oligarquía. El término “oligarquía”, proviene del griego “oligos” que significa “pocos” y «archos” que significa gobernar. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define “oligarquía” como “Forma de gobierno en la cual el poder político es ejercido por un grupo minoritario”.

Viene también al caso citar la definición que del término “oligarquía” nos presenta el Diccionario Enciclopédico Larousse: “Conjunto de algunos poderosos negociantes que se unen para que todos los negocios dependan de su arbitrio”.

Nada puede definir mejor al actual régimen venezolano que los conceptos anteriores.

Pero, volvamos a las palabras de Bolívar. ¿Es que acaso la libertad, la seguridad, la prosperidad y la igualdad son derechos que existan hoy en Venezuela?

En cuanto a la libertad, nunca ha existido menos en el país. Las libertades políticas brillan por su ausencia y lo podemos constatar con la cantidad de diputados y líderes inhabilitados o exiliados o los partidos políticos intervenidos por el TSJ.

Y desde luego está el drama de los presos políticos que superan en número a los de cualquier otra nación de este Hemisferio, incluída Cuba.

Según la ONG Foro Penal, a inicios del 2020 había 388 detenidos por razones políticas -de los cuales 270 eran civiles y 118 militares-, más del doble que en Cuba. De acuerdo con la Comisión Cubana de Derechos Humanos en ese país hay 140 presos políticos.

La cantidad de medios que han tenido que cerrar sus puertas y la autocensura a que se ven obligados los que aún existen, son también evidencia de la pérdida de la libertad que existe en Venezuela.

Hacía también mención el Padre de la Patria al término “igualdad”. La desigualdad es de las pocas cosas que han crecido en Venezuela junto con la pobreza. Modernamente podemos medir la igualdad con el coeficiente de Gini, conforme al cual un valor de 0 expresa igualdad total y un valor de 100 desigualdad total. El Coeficiente Gini venezolano se ubica en 51, alejándonos considerablemente de nuestros pares suramericanos y acercándonos a la situación que ostentan algunos de los más pobres países del continente africano.

Y en cuanto a la “prosperidad” y la “mayor suma de felicidad posible” a la cual se refería El Libertador, hoy se ha alcanzado la mayor suma de infelicidad concebible cuando, de acuerdo con la encuesta ENCOVI, el 96% de las familias venezolanas viven por debajo de la línea de la pobreza y casi el 80% en pobreza extrema.

El colapso de la economía, los niveles de corrupción que han llevado a un enriquecimiento inimaginable de la nueva oligarquía y a un empobrecimiento brutal del pueblo, los niveles de inseguridad, el deterioro de los servicios públicos, la falta de gasolina, el daño al ambiente , la destrucción de la moneda, la hiperinflación y tantos otros males que se acumulan sobre los débiles hombros de los venezolanos de hoy, nos llevan a proponer que padecemos del sistema de gobierno más imperfecto, el que produce la mayor suma de infelicidad y que, lejos de promover «el bien común”, ha exacerbado el fomento del “mal común”.

José Toro Hardy, editor adjunto de Analítica

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba