El Editorial

El malestar generalizado

En Venezuela se vive un estado crónico de malestar generado por varias causas concomitantes como la inseguridad personal, el desabastecimiento de una inmensa cantidad de productos para la vida diaria y una inflación acelerada que amenaza en convertirse en hiperinflación.

Frente a estas circunstancias, que convierten la vida del venezolano promedio en una angustia permanente y un desarraigo creciente, que se manifiesta en el deseo de buscar cualquier destino en distintas latitudes del planeta, hay otros que luchan empecinadamente para tratar de sobrevivir y construir algo que resista al embate destructivo causado por la persistencia en el error por parte de quienes hoy mal conducen a nuestro país.

La verdad histórica nos muestra que los países no desaparecen y que cuando las circunstancias evidencian una falta absoluta de viabilidad se producen cambios, muchas veces imprevistos, como fue el derrumbe del partido comunista en la URSS y sus satélites, o el cambio de orientación económica en la China de Teng Tsiao Ping, o más cercano a nosotros, los cambios ocurridos en el Perú después de la salida de los militares que prácticamente quebraron al país andino.

En nuestro país se impone un cambio que puede tener diversas versiones, pero lo que si luce evidente es que el estado de cosas actuales no puede perdurar en el tiempo, porque significaría la disolución progresiva del Estado venezolano y el retorno a lo peor de la Venezuela del siglo XIX.

No son esperanzas vanas las que nos llevan a pensar de que habrá un mejor futuro para nuestro país, sino la certeza de que hay aún entre nosotros una reserva moral y una sensatez suficiente para enderezar el rumbo y retomar la senda del progreso que tanto necesitan todos los hombres y mujeres de esta gran nación llamada VENEZUELA.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

4 comentarios

  1. Cuando españoles, italianos, griegos y de otros países ya venden pueblos y aldeas completas con infraestructura incluida a precios irrisorios, todos tienen en común que han pasado o están pasando por severas crisis económicas, que su juventud emigró por no tener futuro alguno y por estar atravesando momentos políticos de mucha tensión que los mantienen en una permanente zozobra y en un alto grado de incertidumbre. Y es que esta crisis global del sistema que ha tenido por causa el derrumbe del sistema financiero mundial y políticas laxas en el control de las riquezas de las naciones a través de un manejo irresponsable de las finanzas públicas, es la que ha generado por ejemplo, la caída de la Bolsa china, solventada de momento, pero que como peligro latente habrá de continuar por mucho tiempo mas, amenazando con barrer con la globalización económica y las bases de la civilización occidental.

    Nosotros, que nos encontramos en el peor de los momentos de nuestra historia contemporánea, ni siquiera somos capaces de hacer del DIALOGO un instrumento pacífico de negociación para corregir el rumbo y encontrar UNIDOS una salida a esta crisis que amenaza con destruir al Estado nacional. Y es que como bien apunta el EDITORIAL de hoy, pareciera que los demonios y males del siglo XIX quisieran emerger para destruirnos definitivamente y todo apunta a que tal posibilidad es cierta y nos estamos acercando a ella peligrosamente. Y lo peor : no estamos haciendo absolutamente nada para evitarlo y continuamos rodando dentro de ese abismo infinito, que solo conduce a la destrucción y la muerte.

    Quisiéramos ser optimistas, no hemos renunciado a la esperanza, pero cada día nos alejamos mas de cualquier redención y nada ni nadie parece poder evitarlo. Pareciera que el poder de la inercia nos arrastra indefectiblemente al desastre y hasta algunos se soslayan con ello. ¿ Nos tocará ver el desenlace final de nuestros errores y omisiones al ver desintegrada nuestra nación ?. Dios quiera que no, pues sencillamente desapareceríamos. Insistamos para que ello no ocurra, aunque a veces creamos que a estas alturas ya es una ´´MISIÓN IMPOSIBLE´´.

  2. Todo tiene solución en la vida menos la muerte. En gran medida dependemos del apoyo militar. En la isla los militares apoyan al régimen ya por más de 50 años. Esa es la tranca que tenemos. Hemos hecho innumerables marchas y concentraciones durante años y no vemos cambio. En Honduras salieron de Zelaya con el apoyo militar y de su congreso, claves para salir del pantano que les venía.

  3. Mientras los milicos corruptos estén pegados a la teta petrolera, será difícil sacarlos. Pueden llevar al país a la ruina total, como están Cuba, Siria y Corea del Norte. A menos que los militares patriotas y demócratas estén montados en un proyecto diferente al de los chavistas ladrones.

Responder a Freddy Siso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba