El Editorial

El rebrote del fascismo

En un importante libro que recomendamos leer, Madeleine Albright, quien fuera Secretario de Estado y embajadora de EEUU en las Naciones Unidas, publicó un análisis muy interesante sobre la tendencia actual en varios países del rebrote del fascismo como forma de gobierno.

Albright menciona que ese fenómeno está ocurriendo en países como Rusia, Filipinas, Hungría, Polonia , Corea del Norte y Venezuela, entre otros.

El fascismo es una doctrina que se fundamenta en el odio y en el miedo y con esos atributos promueve un exacerbado nacionalismo, la creación de un hombre nuevo y una refundación de la nación. Y los métodos que emplea para tratar de llegar al gobierno vitalicio es a través del control hegemónico de la información y la represión sistemática y violenta de toda expresión de disidencia política.

Los neofascistas pueden disfrazarse con diferentes mantos ideológicos, asumir poses de izquierda o de derecha, pero en ellos la ideología es un cascarón vacío, ya que el único verdadero propósito es mantenerse en el poder, a toda costa, sin que les perturbe en lo más mínimo lo que piense la gente, ya que lo que tienen en común todos estos nuevos regímenes es un rechazo visceral a la democracia, a los derechos humanos, a la libertad de expresión, al estado de derecho y a la alternabilidad política.

Por eso es que resulta tan complicado erradicarlos del poder una vez enquistados en alguna nación.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. El fascismo no tenía quintaesencia. El fascismo fue un totalitarismo confuso, un collage de ideas filosóficas y políticas diferentes, una colmena de contradicciones.
    Uno de los hallazgos más provechosos para el fascismo criollo fue entender la ventaja de disfrazarse de izquierda. Llevado de la mano de Fidel, Chávez pronto mezcló su prédica populista, patriotera y maniquea con clichés comunistoides. Como se trataba de una revolución socialista que debía vencer la resistencia de las clases dominantes, se justificaba desmantelar el Estado de Derecho por “burgués”-“superestructura capitalista”-, facilitando así la concentración del poder en sus manos.
    Ese fue el inicio de una tendencia absolutista hacia el poder de la Nación en la representación del Estado, que usufructúa el poder y la riqueza fundada en principios falsos. El socialismo era excusa, además, para arrinconar los mecanismos del mercado en la asignación de recursos y para negociar productos, y reemplazarlos por la usurpación directa de la riqueza, en nombre del “pueblo”. Se entronizó así una nueva oligarquía que, valida de su posicionamiento en la estructura de poder, privatizó de manera cada vez más excluyente el usufructo de los bienes públicos.
    ¿Cuánto durará? Umberto Eco lo ha explicado ampliamente.

    1. Fidel Castro ha sido un fascista.
      Està nien.
      Pero tengo una duda. A ver: el Gen. Pinochet y el Gen. Pèrez Jimènez han actuado de manera opuesta, en las antìpodas, con respecto al desgraciado criminal antillano.
      O sea: si Fidel ha sido un fascista, serà che los otros dos han sido comunistas?
      Hay màs. Si Fidel ha sido fascista, tambièn asì seràn sus metàstasis, o sea todas las guerrillas terroristas que el monstruo de Biràn ha esparramado por toda Amèrica, por ende han sido fascistas.. Y tambièn el che Guevara en Bolivia, en realidad, ha sido un fascista disfrazado de comunista?
      Vaya. Siempre pensè que sandinistas, frente farabundo martì, farc, sendero luminoso y los demàs terroristas han sido marxistas.
      Siempre hay algo nuevo.
      Claro. Cuando la siniestra mundial, llamada con un eufemismo ‘izquierda’, demuestra su estruendoso fracaso, pronto se convierte en ‘fascista’.
      Fidel castro, Chàvez, Daniel Ortega, Mao Tsedong, Stalin, todos ellos han sido fascistas.
      Y naturalmente Hitler, Mussolini, Franco, Salazar, Trujillo que han actuado en las antìpodas han sido comunistas.
      La historia revisitada y corregida.

  2. En realidad no sabríamos como categorizar al gobierno venezolano porque, tal como lo vemos algunos, es una «COSA». Algo híbrido que, salta de un extremo a otro en fracciones de segundo y nos pasea desde las antípodas de fragmentos y discursos a la antigua laxitud de un Libertador con esclavos, minas, pinceladas positivistas, uso de un castellano de la época y hasta prácticas ocultas de la masonería de los tiempos de los ocultismos y secreteos sin rastros aparentes. Y de pronto, cuando fueron detenidos por DISIP, no había documentos vinculantes con el marxismo – leninismo sino con «Mi Lucha» de Adolfo Hitler. Ya se detectaba que, tenían una «plastofagia» en el cerebro y unas ansias de poder para toda la vida y un proceder de pobretones en busca de capital, riquezas y lo demás al precio que fuese y que, por fin lo alcanzaron hasta el día de hoy. En realidad, son un poco como esos personajes que todavía están aprendiendo a caminar y, que han sido conducidos de la mano por todo tipo de extranjeros que, lo han expoliado -a ellos y nosotros-, hasta prácticamente no dejar nada en pie y hasta desbaratar todo una nación. Al respecto, fascista era Hitler, Mussolini o Francisco Franco que eran sobre todo corporativistas y donde el capital se les subordinaba y les colaboraban para mantener en funcionamiento a través de una poderosa maquinaria burocrática, en función de la guerra y la conservación del poder. Así, se le encontraba sentido a la frase : «Franco era Dios y Dios era Franco» ( Caudillo de España por la gracia de Dios, rezaban hasta las monedas de una peseta y más ). Los nuestros, no llegan ni a fascistas, toman de aquí y de allá lo que más les sea de utilidad para «aborregar» un pueblo que, ya no tienen, y ya tan solo mal sobreviven a la espera de negociar un final que en algo les permita sobrevivir, lejos de toda penuria. De todos modos, el mundo futuro será básicamente de raigambre fascista, asociado al gran capital y hoy comprometido por el COVID 19 y una recesión brutal, donde un Imperio muere y dos, buscan reemplazarlo; y ambos, jugando a la ruleta rusa de la guerra definitiva que, solo deje un sobreviviente. Y, por cierto, puede ser que sea la guerra biológica el experimento que demuestre de hasta donde se puede alcanzar el exterminio de gigantescas masas humanas, sin disparar un tiro. Y es que, si hay más de 460.000.000 millones de empresas a punto de desaparecer y con ellas centenares de millones de trabajadores cesantes, ¿ De qué recuperación estamos hablando ?. Si se nos muere el capitalismo como sistema, ¿ No nos queda el fascismo como forma de control y explotación, con pago en comida y obediencia ciega a cambio de extenderte un poco la vida ? ; ¿ Estarán entendiendo los estados, los gobiernos y los líderes políticos de este mundo globalizado hacia donde se dirige la HUMANIDAD ?Y si alguno lo ha entendido, parece que lo disimula muy bien, pero de momento, vamos todos de las manos a construir, no la patria socialista sino la del FASCISMO paternalista y destructor de libertades, porque ese es el trago agridulce que nos espera a la vuelta de la calle, apreciados compatriotas y sigamos, REFLEXIONANDO Y PENSAMOS QUE ALGO VA QUEDANDO.

  3. Otra vez. La siniestra (con eumeismo etiquetada como ‘izquierda’) frente a su estruendoso fracaso cambia las reglas en el medio del juego: ya el socialismo/comunismo de Fidel castro no tiene nada de marxismo, eso es puro fascismo.
    Y eso tambièn pasa, naturalmente, en la colonia cubana conocida como Venezuela.
    O sea que Chàvez ha sido un fascista.
    Vaya! Y el Gen. Marcos Pèrez Jimènez entonces que fue? Un huèrfano de Stalin? Un marxista duro y puro?
    Y si Fidel ha sido un fascista, que es lo que fue Pinochet? Un socialista?
    Lo que diferencia fascismo de comunismo/socialismo es evidente en la economia: mientras el fascismo impulsa la producciòn y respeta la propiedad privada, el socialismo nacionaliza todo y quiere imponer la propiedad colectiva.
    Tambièn en el fascismo hay libre mercado, en el socialismo hay mercado regulado por el gobierno.
    Y no solo eso. Mi suegro siempre me ha dicho: «Con Pèrez Jimènez se vivìa bien, todo el mundo tenìa trabajo y bien remunerado, habìa seguridad. Habìa una sola prohibiciòn: NO METERTE EN POLÌTICA. Y el règimen no se metìa en tu vida».
    Con Chàvez, que te metas o no en polìtica, el gobierno se ha metido no solo en tu vida sino tambièn hasta en la poceta de tu baño…o no es verdad que no hay agua, jabòn, papel sanitario?
    Ya basta de etiquetar de fascismo un socialismo que demuestra ser una insulsa utopìa cuando es evidente su estruendoso fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar