El Editorial

El riesgo de morir en la orilla

La Mesa de la Unidad Democrática y la convicción militante de la unidad activa de la oposición, puede que parezca ahora cosa habitual. Pero es mucho más.  La unidad opositora es el resultado de un gran esfuerzo, de muchos análisis y discusiones, de negociaciones y concesiones, de innumerables horas de trabajo. Y la convicción de que negociar es también ceder, y en esta situación, además, poner el interés de toda la oposición, partidos y electores, por encima de conveniencias particulares.

A lo largo de su trayectoria, la Unidad Democrática ha sido también –y es bueno que muchos electores opositores recuerden esto- ejemplo diario para militantes y simpatizantes del chavismo de que la democracia no es sólo una abstracción para discursos ni decisiones de jefes, sino un derecho y un deber personales en ejercicio. Que tiene fallas como todo lo humano, pero que es perfectible y es posible. En estos momentos, mientras en el lado gubernamental la cúpula al mando escoge los candidatos para las elecciones de diciembre, en el lado opositor se convocaron y se efectuaron unas elecciones primarias y los candidatos salen a competir no porque unos jefes lo decidieron sino porque tienen votos de electores para hacerlo.

Es lamentable, por decir lo menos, que haya en la Unidad opositora quienes ahora opten por no seguir las reglas que ellos mismos aceptaron meses atrás. Que aunque puedan alegar posibles errores con ellos, decidan apartarse de la unidad para lanzarse por su cuenta justo ahora. Es decepcionante, y es riesgoso, pues alguna alcaldía importante podría perderse, ya le ha sucedido a la oposición en procesos anteriores, como pasó en la Alcaldía de Valencia y en la Gobernación de Bolívar.

Estamos a tiempo. Llamamos a todos a pensar con calma y, sobre todo, con la necesaria visión política de futuro. La unidad y el acceso al poder no pueden calcularse con fechas fijas ni plazos cortos. En política la meta no es una fecha sino un constante avanzar, y a veces es necesario combinar pasos adelante, pasos atrás y algunos a los lados. Especialmente cuando el adversario tiene poder y cartas marcadas

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba