El Editorial

Elecciones y Negociación

Para muchos en Venezuela estos eventos no están vinculados, pero en el fondo si lo están, porque sin negociación no habrá una elección que tenga algún significado que permita resolver nuestra crisis existencial.

Ir a unas elecciones ilegítimas, sin haber podido obtener condiciones mínimas, es ir a una derrota segura y lo más grave es que ni siquiera sirve como expresión de protesta política, porque lo que vemos es una carrera desesperada de la militancia de los diversos partidos políticos, soñando con lograr una porción del poder que nunca obtendrán yendo como van, cada uno por su lado, en una esquizofrénica lucha por lograr imponerse en una gobernación o en una alcaldía, compitiendo no solo contra el candidato del régimen, sino contra los múltiples candidatos de las diversas organizaciones políticas, e incluso sociales, que coexisten en el país.

Lo lógico, o por lo menos lo sensato, hubiese sido unirse en una sola plataforma electoral y luchar juntos, bajo la sombrilla de la tarjeta de la unidad opositora. Y al mismo tiempo exigir, unidos, en una mesa de negociaciones unas condiciones que, a pesar de vivir en dictadura, permitan enfrentarla con algunas posibilidades reales de éxito.

Pero, lamentablemente, prevalecen intereses sectarios en los que cada uno lucha por su lado y olvidan que el país requiere que sus políticos luchen unidos para recuperar la libertad de Venezuela, no que alguno de ellos ocupe un puesto público insignificante.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. La gran mayoría del pueblo venezolano desconocerá las elecciones convocadas fraudulentamente por la ilegítima Constituyente, sin condiciones ni garantías democráticas. Se trata de una farsa que se traduce en la práctica en una especie de paro cívico por la soledad en las calles y centros electorales a nivel nacional.
    Esa repuesta política del pueblo, superando el chantaje ilegal y el control social criminal de un régimen que somete a la gente por el estómago, evitó que se ejecutara el plan ya previsto de comenzar un nuevo diálogo con los candidatos perdedores.
    Con una votación menor del electorado, no pueden auto decretarse representantes de la oposición y prefirieron desconocer los resultados para intentar salvarse del ridículo. Y es que el fraude se había consumado mucho antes de la elección, como había sido denunciando ya por la verdadera dirigencia opositora y la comunidad internacional. Mientras se le impida votar a la diáspora y se cuente a lo interno con la perversa herramienta del “carné de la patria” para censar y coaccionar el voto, no hay manera de que las elecciones sean libres y justas en Venezuela, amén de la ilegalización de partidos políticos, inhabilitación de candidatos y la existencia de una Asamblea Constituyente que estaría por encima incluso del presidente electo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba