El Editorial

La denigración es antipolítica

Vivimos tiempos complicados y confusos. No sólo estamos agotados por un interminable confinamiento sino, por si fuera poco, por la contemplación del comportamiento, cada día más absurdo, de un régimen que no termina de entender que ya su tiempo se agotó.

Pero a esa observación hay que agregarle otro hecho insólito, la actitud de ciertos opositores que vienen utilizando la denigración como táctica política que les permita recuperar el espacio político que han perdido.

El objeto de esa campaña desquiciada es destruir la imagen de quien, nos guste o no, preside la única opción válida para acelerar, en la medida que ello sea posible, el descalabro final de un régimen que ya no tiene ni sustento popular, ni viabilidad económica, ni capacidad para solucionar las múltiples crisis que azotan a nuestro país.

Esta campañita, porque otra denominación le quedaría grande, consiste en escarbar la realidad para encontrar o construir errores que pueda haber cometido, o presuntamente tolerado, Juan Guaidó, todo con el fin de sacarlo del juego y sustituirlo por algún ungido que abriría espacio a una nueva política que, según ellos, resolvería la crisis política venezolana.

No sabemos si tras estas acciones hay ingenuidad, acomodos o simplemente una irresponsable sed de poder. Lo único cierto es que al llevarlas a cabo y propagarlas por las redes sociales, al único que benefician es al régimen, al que le brindan un poco más de oxígeno para que siga en su demencial carrera hacia la destrucción total de nuestra nación.

Hoy la única opción política que tenemos es unirnos en el propósito y acción que nos conduzca, en alianza estrecha con la comunidad internacional, a lograr, lo antes posible, que se derrumbe el muro que nos ha aislado del mundo civilizado en estos 20 años.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Esos opinadores «no escarbar la realidad», sencillamente alardean de prurito analfabetico de temas agotados y de opiniones degradadas para colocarse al frente de estrasnochados del teclado

  2. Los opositores que pretenden desviar el rumbo del plan de rescate de la democracia no parecen ser políticos. Para serlo han de tener un conocimiento de la Política como ciencia, pues la mayor parte de la investigación que se publica en el campo de la ciencia política tiene que ver con temas concretos, como las campañas electorales y las elecciones, el proceso legislativo y la protección legítima del Estado.
    Desde el inicio de la asunción al cargo de Presidente interino, han sido acatadas las normas constitucionales se ha actuado con fundamento político como ciencia y no en calidad de práctica cruda de actos inconstitucionales.
    El respeto de las normas internacionales obliga a la aplicación estricta de la Constitución Nacional vigente.

  3. Quizás la compleja, difícil y conflictiva hora en la que vivimos aunada a una crisis económica global y una pandemia que nos mantiene hundidos hasta el fondo del piso, no nos hace ni reflexivos ni tolerantes. Máxime con una cuarentena que no es muy bien tolerada por los claustrofóbicos, ni de niños dotados de poderosos gañotes y encima, trabajar frente a una computadora de escritorio con un servicio de Internet intermitente, apagones, y un celular con un sonido de granadas explosivas y ahora, hacerle el segundo gran regalo al presidente Maduro con 2.000.000 de suscriptores que, opositores o chavistas, quedamos en la inopia informativa y comunicacional dentro y fuera del país y que, equivalen en esa misma cantidad a ser objeto de manipulaciones interesadas por unos militantes bien organizados y de gran tamaño que, ya nos ven como «corderitos para el matadero». Mientras tanto, los opositores se defenestran de lo lindo, al Guaidó ya no lo ven tan simpático y en medio de todo, se agrava el problema del agua, el gas, la gasolina y el COVID 19. Por cierto, aquí en la Av.15 al lado de Pizza Hut la estación de servicio full de gasolina está prestando servicio después de varias semanas y la matazón es grande entre centenares de choferes sedientos del combustible. Y si sumamos unos soporones producto de un calor infernal, los ánimos están bastante alterados y viendo la matazón en Petare por unos bidones de agua con un Wilexis de su cuenta, es hasta justo perdonar a «las lenguas de hacha» que se desahogan en medio de este caos de los mil demonios. En lo que si estamos claros, es que aquí la gente está disociada viendo comunistas donde no los hay, cuando en realidad se aprecia un latrocinio descarado por la venta de los últimos kilogramos de oro y hasta el negociado de las últimas «joyas de la bisabuela» para comprar los mendrugos de una última cena, antes de la llegada de la «gran hambruna» al estilo del Chile de hoy. Tanto es así, que, los que llegamos a sentir odios por estas cuestiones políticas, no nos duran más de un minuto y a sabiendas que, no hay mejor cura para un traidor que un tiro en la nuca o un confortable campo de concentración. En eso si estoy bien claro y espero no me pongan a prueba la vida y las circunstancias…. ¡ HAGAMOS UN ÚLTIMO ESFUERZO POR CONCILIAR ANTES QUE SEA DEMASIADO TARDE !.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar