El Editorial

La disyuntiva opositora

La oposición venezolana no encuentra la sindéresis necesaria para enfrentar con éxito la transición hacia la democracia.

Mientras que los principales líderes opositores sigan predicando diversas vías y no se vislumbre un entendimiento básico sobre una sola de ellas, la oposición seguirá dando vueltas en redondo y no logrará su objetivo, que no puede ser otro que vencer a un régimen en plena decadencia.

La carencia de una estrategia común y las discrepancias tácticas entre los líderes más notorios no es, como algunos bien pensantes afirman, una fortaleza democrática, sino por el contrario, una dramática debilidad.

No se puede vencer a un régimen de corte netamente totalitario, sino mediante la unidad de criterio y de acción. Por ello, no solo es necesario que se hagan todos los esfuerzos requeridos para convencer a Henrique Capriles, Leopoldo López, María Corina Machado y a los principales partidos de la MUD, que más allá de las visiones grupales existe una verdad digna de Perogrullo, desunidos jamás vencerán.

De no lograr una estrategia y una táctica concertadas, los principales líderes terminarán anulados por un régimen que sabe muy bien como fomentar las fisuras y neutralizar a las figuras aisladas. La única respuesta viable es Unidad y más Unidad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Ciertamente, nuestros líderes no pueden aspirar a que ´´inercialmente´´ les caiga del cielo su acceso al poder como que recogiendo los ´´mangos bajitos´´ y que sean otros los que que sin tener arte ni parte en la conducción política pongan la ´´carne en el asador´´. Eso sería calificable de facilisimo y oportunismo y por lo general, no suele dar los resultados esperados como de hecho lo estamos viendo todos los días. Y es que con la excepción de dos o tres líderes opositores perseguidos, presos y hostigados, el resto hasta pareciera alegrarse por tal situación pensando las mas de las veces que tienen un adversario menos en su camino. Una forma bien maniquea de entender la política venezolana en estos momentos tan graves para el país, por no decir que bien ´´pendeja´´.

    Lo grave es que el oficialismo tampoco tiene realmente líderes reales que motiven a sus seguidores de una manera clara y contundente. Y eso aplica para el presidente Maduro, el señor Cabello y otros que desde las sombras esperan taimadamente su oportunidad. Lo que si se aprecia es la ruina y la desintegración de un país que se ha colocado de espaldas a la realidad y ha renunciado a rectificar el rumbo, pese a que estamos vivenciando lo que es vivir dentro del ´´socialismo real´´ y el desastre de lo que ello significa. Vivimos una división profunda e irreconciliable, no porque el pueblo lo quiera así, sino porque nuestros gobernantes han determinado que eso es lo que mas les conviene.

    Sin claridad de ideas y un proyecto de país compartido por todos jamás iremos a ninguna parte ; pues no tiene sentido alguno el ver envejecer un liderazgo opositor cuyo único destino es el ejercer un derecho a ´´pataleo´´, pero no ser el motor de un cambio que realmente nos beneficie a todos sin distingo de ideología alguna. Y es que este socialismo (comunismo) que nos están forzando a aceptar lo que ha traído es hambre, inseguridad y desempleo. No hay ningún ´´destino manifiesto´´ en él, solo carencias y una pobreza material y de espíritu como nunca jamás habíamos visto. El imperio de la arbitrariedad y el abuso sobre la razón.

    Coincidimos con el EDITORIAL de hoy plenamente, pues efectivamente sin una unidad de criterios que permita la construcción de una estrategia que unifique la táctica con la acción política ningún objetivo podrá ser alcanzado y también en el entendido que sobre el fiel de la balanza, reposa la decisión última de las FAN quienes al fin y al cabo son los que detentan el poder de las armas, sin las cuales ningún cambio será posible ni definitivo. En ellos reposa la máxima responsabilidad de sustentar un retorno a la institucionalidad democrática o que la situación permanezca igual e inalterable. Solos, la sociedad civil no puede hacer nada y ahora menos que se vislumbran un CNE y un TSJ totalmente parcializados como anunciando la ´´Crónica de una muerte anunciada´´. Así están las cosas, queramoslo o no admitirlo.

  2. Estoy convencido, del apoyo incondicional a María C. Machado, a Leopoldo López y que Capriles R. y Primero Justicia no sigan jugando a la candelita. Sin UNIDAD, no hay mañana y creo fundamental, el acuerdo entre ellos. Venezuela no tiene esperas. Si pretendemos ganar y controlar la Asamblea Nacional, debemos estar UNIDOS como nunca antes, sino el fraude nos barrerá nuevamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar