El Editorial

La incompetencia y la corrupción ahogan

Las lluvias no son un fenómeno nuevo en Venezuela, pero la tragedia esta semana en varios estados anegados, y muy especialmente en Mérida, nos arruga el corazón. Muertos, vehículos arrastrados a agujeros sorprendentes, calles convertidas en poderosas aguas en violento avance, decenas de muertos y desaparecidos, no son sólo producto de fuertes aguaceros.

También son el resultado de la indiferencia oficial, asentada de manera aparentemente cómoda en falsedades y promesas incumplidas, y en descuidos de este desgobierno, que la oposición debería reclamar y sancionar con fuerza. Muchos son los gobernadores y alcaldes a los cuales hay que reclamarles los muertos, los heridos, la pérdida de viviendas y la angustia.

No basta con la visita de Delcy Rodríguez. No basta con tomar nota de lo sucedido, rodeados de funcionarios incompetentes y corresponsables de la abrumadora tragedia.

Maduro ha anunciado el envío de ayuda, lo cual está bien, pero es insuficiente. Ayudar no es corregir, ni tampoco castigar a los responsables. En Mérida debieron estar Maduro y sus ministros en persona, para dar la cara ante la incompetencia y la corrupción que han dejado a los venezolanos a la intemperie, desasistidos, cada día con más angustia, frustración, desesperación.

Maduro no puede parar las lluvias, pero al menos pudo haber demostrado solidaridad, preocupación personal, mucho más allá de enviar subalternos y poner mensajitos en Twitter. Quien se dice Presidente no es Presidente para hacer anuncios mentirosos por una red social. Un Presidente da la cara.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Se trata de una revisión de los enfoques sobre las emociones y conductas colectivas relacionadas con las catástrofes. Estas conductas colectivas se refieren a la emergencia de las situaciones de graves sucesos naturales. Las conductas sociales se manifiestan cuando hay situaciones nuevas o excepcionales ante las cuales las definiciones sociales de lo que hay que hacer son inexistentes o insuficientes
    La expresión de desapego hacia la democracia en la que se registra un aumento, no es la preferencia por el autoritarismo, sino la indiferencia política. La ciudadanía se encuentra insatisfecha con la economía del país, y además no tiene el apoyo del Estado. Es más probable, asimismo, que confíen menos en los demás, que tengan un bajo nivel educativo o que tengan un menor bienestar en el hogar. Estos resultados sugieren que la idea abstracta de la democracia, para un extenso número de latinoamericanos, es un referente ajeno y con poca trascendencia real en su vida cotidiana.
    Venezuela precisa de un trabajo mancomunado entre diversos actores nacionales e internacionales, para encontrar una salida política y pacífica que comprometa al gobierno en su dura situación actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba