El Editorial

La masa no está para bollos

Resulta conveniente profundizar algunos hechos planteados en el Editorial de Analítica del 11 de agosto pasado que pudiesen ser considerados como una imprecisión histórica. Al hacer referencia al general Marcos Pérez Jiménez se aseveró que “carecía de legitimidad de origen pues era el resultado de un fraude electoral en 1952 donde se había desconocido el triunfo de Jóvito Villalba”.

Aunque el fondo del asunto no varía, los hechos históricos deben ser respetados. Vale la pena aclarar que en realidad Jóvito Villalba no fue candidato en esas elecciones. Lo que allí se planteaba era la convocatoria de una Asamblea Constituyente. La posición de URD era que la misma debía escoger un presidente provisional que asumiese la obligación de convocar un sufragio para elegir de manera directa al presidente de la República. Proponía URD como presidente provisional al Dr Ignacio Luis Arcaya y anunciaba la candidatura de Jóvito Villalaba para los comicios generales.

Acción Democrática en la clandestinidad -porque al igual que el partido Comunista había sido ilegalizada- llamó originalmente a la abstención; sin embargo, Simón Sáez Mérida, Secretario General encargado de AD, decidió a última hora que su partido apoyase a los candidatos de URD en aquella contienda para elegir los miembros de la Constituyente.

Por su parte, el Frente Electoral Independiente (FEI) que apoyaba la candidatura de Marcos Pérez Jiménez, proponía una elección de segundo grado; es decir, que fuese la Asamblea Constituyente la que eligiese al presidente de la República.

Llegó así el día 2 de diciembre de 1952 y el voto popular favoreció mayoritariamente a URD. Lo que a continuación ocurrió nos lo cuenta la historia: Jóvito Villalba y otros dirigentes de su partido fueron convocados a una reunión en el Ministerio de Relaciones Interiores. Una vez allí todos fueron detenidos y enviados a La Carlota donde aguardaba un avión que los trasladó al exilio en Panamá.

Por cierto, Ignacio Luis Arcaya que se había negado a asistir a la reunión tuvo que pasar a la clandestinidad, hasta que algún tiempo después pidió asilo humanitario en la Nunciatura Apostólica.

El gobierno procedió entonces a desconocer los resultados de aquella contienda electoral, ante lo cual el Consejo Supremo Electoral presentó su renuncia.

La Asamblea Constituyente eligió entonces, en segundo grado como proponía el FEI, a Marcos Pérez Jiménez como presidente de la República. Este se mantuvo al frente de la Primera Magistratura hasta el 23 de enero de 1958 cuando fue derrocado, después de desconocer los resultados del plebiscito que se había celebrado el 15 de diciembre de 1957.

Cabe aclarar que le correspondió a Pérez Jiménez presidir los años más prósperos de Venezuela. En efecto, conflictos tales como el derrocamiento del rey Farouk en Egipto en 1952 y la llegada de Nasser quien nacionalizó el Canal de Suez, la primera caída del Sha de Irán derrocado por su primer ministro Mossadeq en 1953 y la interrupción de la producción petrolera de ese país en plena guerra de Corea, además de la inestabilidad reinante en el Medio Oriente, hicieron que Venezuela fuese percibida como el abastecedor de petróleo más seguro y confiable, lo cual se tradujo en enormes inversiones e ingresos para nuestro país. Fuimos la economía de mayor crecimiento en el mundo.

Pero la historia termina siempre por darle la espalda a quien carece de legitimidad. Hoy en día se está convocando a una elección para Asamblea Nacional. A diferencia de lo que ocurría en 1952, hoy Venezuela atraviesa por la peor crisis económica de su historia, en medio de un aislamiento internacional sin precedentes, enfrentada a la mayor hiperinflación del mundo y padeciendo la más severa contracción económica del planeta. Bajo tales circunstancias pretender convocar una elección fraudulenta, con partidos secuestrados y candidatos inhabilitados o exiliados, no haría otra cosa que profundizar la ilegitimidad imperante. Es algo así como jugar con fuego. La masa no está para bollos.

José Toro Hardy, editor adjunto de Analítica

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar