El Editorial

La militarización del país

Uno de los principales problemas de la historia republicana venezolana ha sido la debilidad de las instituciones civiles frente a un militarismo desbordado que ,erróneamente, ha creído que el país les debe todo por haber sido los creadores de la independencia.

Es bueno recordar que los héroes de la independencia fueron, en su enorme mayoría, civiles que por circunstancias particulares tuvieron que ponerse la casaca militar y así, a saltos, alcanzaron, en algunos casos, el grado de general.

La libertad no la forjan los militares sino los ciudadanos que con abnegación y dedicación trabajan día a día para producir los bienes, materiales y morales, que le permiten al país progresar.

Uno de los grandes logros del siglo XX fue precisamente el triunfo de la civilidad sobre el militarismo, lográndose así el establecimiento de un sistema democrático que promovió en todo el país la educación y la salud. Sólo hay que contar cuantas escuelas, universidades y hospitales se construyeron en ese lapso.

Los militares son necesarios para resguardar el territorio y preservar la soberanía nacional para eso estudian muchos años, pero para que haya democracia no sirve mandar sino conciliar los diversos intereses que existen en una sociedad por naturaleza plural.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

6 comentarios

  1. La verdad es que pocos países existen en el mundo que no tengan su institución armada, pero lo cierto es que su mantenimiento, equipamiento, manutención, entrenamiento y educación suelen ser muy onerosas, sobre todo en tiempos de crisis ; y es que en nuestro caso, y no estando en conflicto internacional alguno, abarca unas milicias y hasta fuerzas para – estatales que no dejan de crecer y absorben un porcentaje nada despreciable del presupuesto de la nación, constituyéndose en una carga pesada en la distribución del gasto. Y es que, de no ser por razones políticas, cuesta entender la enorme cantidad de ´´Generales´´ sin destino conocido que abundan en nuestras FANB. Un auténtico despilfarro de dinero al que no parece versele justificación alguna.

    Tampoco se entiende que siendo capacitados para la guerra, hagan de todo menos ir a una. Y así, sin preparación alguna para ello, administran corporaciones, dirigen empresas, ocupan direcciones generales, ocupan consulados y embajadas, son ministros y cuanta actividad burocrática de la función pública estuvo reservada al sector civil en otros tiempos cuando existía la democracia y los cargos eran ocupados por unos tecnocratas de especialistas entrenados para ello. Ahora el sector civil ha quedado reducido a un material de relleno y sin capacidad de decisión alguna.

    Tales políticas de Estado lo que han generado es una pérdida de la institucionalidad de nuestras FANB que ha desvirtuado su rol tradicional de defensora de la soberanía ; las han transformado en un ente político y seguramente, las han convertido en un organismo poco operativo en caso de una guerra ; y han convertido la administración del Estado en un auténtico desastre. Y es que no hay organismo público administrado por el poder castrense que no termine quebrado y en la ruina en medio de escándalos de corrupción, malversación de fondos públicos y demás de todo lo ya conocido, en medio de la mas absoluta impunidad. Puede que hayan sus excepciones, pero la mayoría no las conocemos.

    Quizá, lo mas grave es la manera como los organismos de seguridad del Estado han sido penetrados por países extranjeros que conocen y dirigen la política interna y externa de la nación, lo que coloca al país en un estado de indefección total y los coloca en una posición de subordinación frente a naciones extranjeras, que los imposibilita para afrontar la defensa del país de forma autónoma, soberana e independiente. Y es que eso, no solo es un acto de traición , sino que frases como que las FANB son el ´´pueblo en armas´´ no pasa de ser una frase hueca, sino parte de un plan bien orquestado para destruir a esas mismas fuerzas y reemplazarlas por unas Milicias Populares, que son el verdadero objetivo político del mal llamado ´´proyecto revolucionario´´. Lo triste del caso, es que tal plan, es orquestado por un generalato que se llama así mismo, los ´´herederos de Bolívar´´ y que colaboran abiertamente en la represión de su mismo pueblo y de su propia gente. Tal es el desastre al que hemos llegado.

    A ciencia cierta desconocemos cual será el desenlace de esta tragedia nacional, ni cuando el país retomará el sendero de la civilidad o cuando retornará a formas mas civilizadas y democráticas de convivencia nacional, sin tener que pasar por derramamientos de sangre y porque no decirlo, por el conato, no de una simple escaramuza, sino por una ´´guerra civil´´ de grandes proporciones y sin garantía alguna de un ´´ganador´´ imaginario. De momento, a nadie se le ha ocurrido la idea nefasta de secuestrar y matar altos funcionarios y generales, ni cometer actos terroristas de graves consecuencias, lo que nos dice a las claras que el pueblo venezolano no quiere la guerra sino la paz. La pregunta es : ¿ Por cuanto tiempo mas se podrá mantener esta paz, cada día mas precaria ?. Vivimos en un país, donde hasta una simple ´´iguana´´ nos deja sin electricidad por muchas horas, imaginemos que pasaría en medio de una guerra declarada. Es como para pensarlo dos veces.

    Y es que entre los miles de problemas que se tendrán que abordar al momento de iniciar el proceso de rehacer el país, está el como reintegrarle a nuestras FANB (FAN) el respeto y la dignidad del que siempre gozaron y la necesaria adecuación de las mismas a sus labores tradicionales entre muchos otros aspectos de no fácil resolución. Y lo que aplica para las FANB, es igualmente valido para los partidos políticos y el resto de las instituciones de la sociedad. Necesitamos un Estado mucho mas pequeño y que funcione ajustándose a una nueva realidad plagada de carencias de todo tipo. No queremos mas líderes mesiánicos, queremos un verdadero jefe de Estado y unos estadistas de altura, capaces de sacarnos del grave atolladero en el que nos encontramos. Y es que la ventaja que se nos presentará, es que todo está destruido y podemos partir casi de cero para hacer algo nuevo y diferente. Romper con esa historia negra que lamentablemente nos ha acompañado en buena parte del siglo XX y parte del XXI…

  2. Jaime les está dando de GRATIS unas directrices muy valiosas. Por menos de eso le pagan una fortuna a los estafadores y charlatanes que vienen al país en calidad de ASESORES y nos tienen vueltos un OCHO !!
    ¡ Qué envidia sentimos de Costa Rica !!

  3. El chavismo a demostrado hasta la saciedad, que Venezuela no necesita ejercitos. Todos los actuales altos oficiales de la «Fuerza Armada» le entregaron a los cubanos la soberanía de la Nación Venezolana. Hoy son una verguenza y de libertadores, no tienen nada.

  4. Ojalá los de la oposición entendieran este mensaje y dejaran de estar haciéndole carantoñas a los militares para que tumben a este gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba