El Editorial

La Navidad es poco tiempo

Cuando llega diciembre y todos comienzan a sacar los adornos navideños, cuando –antes- se llenaba el ambiente del estruendo de las gaitas y los sentimientos de vacaciones en familia e intercambio de regalos, nos parece que tenemos toda una temporada por delante.

Cuando amanecemos cansados y con menos dinero en enero, nos damos cuenta de que los problemas siguen ahí, como estancados, de que las flores rojas se marchitan y las hallacas y las bebidas se digieren pero los problemas permanecen. Y si ellos siguen ahí, lo que se mantiene de un año a otro es la responsabilidad que cada uno tiene.

El año cambia, los problemas no, y llevamos 22 y vamos para 23 con el mismo problema de desguazamiento de la República, de nación en caída libre, de pueblo que no cree siquiera en sus propios sueños. Pero debemos creer en nuestro problema, y levantar del piso no sólo las esperanzas, sino la voluntad de resolver.

La resignación es el disfraz de los débiles.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Cada contribución de la razón humana al conocimiento y su utilización por los propios hombres es cultura. Cada obra de arte, libro, poema, tradición, rito y ceremonia religiosa o sistema educativo, expresan la concatenación entre pasado, presente y futuro de una comunidad, su identidad colectiva.
    El ser humano, en su evolución histórica y en la búsqueda permanente de organización social, ha creado instrumentos reguladores del orden colectivo: normas de diversa índole pretenden contener el natural egoísmo y la propensión a la violencia de los hombres. La religión, la moral, la ética, los convencionalismos, junto con el derecho, disciplinan las relaciones de convivencia comunal. Los factores distintivos en estos grupos de normas son en ocasiones muy tenues.
    La dictadura más longeva de Europa occidental fue de Oliveira Salazar. El régimen implantado durante más de cuatro decenios, había mantenido a Portugal anclado a su pasado, se hundió casi sin resistencia en 1974. Aquel día comenzó una nueva etapa. No sin dificultades, se abría el camino a la democracia, que los portugueses habían disfrutado solo en breves y agitados paréntesis de su vida política.
    ¿Haríamos en la Navidad de este año el milagro de la comprensión y la libertad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba