El Editorial

La perversidad como forma de gobernar

Si algo puede decirse de las medidas adoptadas, supuestamente para la contención de la epidemia del Covid-19, salvo en lo que se refiere a la cuarentena obligatoria, que es necesaria siempre y cuando sea bien planificada, es que adolecen de las estrategias complementarias que han sido puestas en marcha por la inmensa mayoría de los países afectados por la pandemia.

En primer lugar, hasta los países con pocos recursos han hecho lo imposible para repatriar a sus nacionales que se encuentren varados en algún lugar del mundo. El régimen en esto ha sido negligente y hasta diríamos indiferente en auspiciar o promover vuelos que traigan a sus ciudadanos, muchos pasando trabajo, de regreso a Venezuela.

La mayoría de los países, en mayor o menor medida, han instrumentado medidas económicas para compensar a las empresas que no pueden operar debido al confinamiento, y que a través de ese apoyo puedan seguirle pagando a sus empleados. Aquí, ya sea por ceguera ideológica o por falta de voluntad política, no ha ocurrido ninguna asistencia efectiva que permita palear, por lo menos en parte, el daño que está causando la pandemia. A eso, a diferencia del resto del planeta, debemos agregar la carencia, cada día más grave, de combustible, que paradójicamente ocurre en el país con las reservas del petróleo más grandes del mundo.

En casi todas las naciones hay múltiples sitios para detectar si la población está infectada o no y no se manipula la información, salvo en contados casos, sobre el número de personas que padecen la enfermedad. Ese no parece ser el caso en nuestro país y es la percepción de sectores científicos reconocidos que señalan que el manejo de la información es inadecuado.

En otros lugares los médicos y el personal de salud son considerados héroes anónimos que brindan desinteresadamente su apoyo a la población y se benefician de diversas medidas oficiales que les facilitan su labor. Aquí, muy por el contrario, son vigilados y amenazados con sanciones si difunden información o noticias que no se correspondan con la verdad oficial.

Como vemos la Venezuela de hoy va en contracorriente y pareciera que lo importante es el manejo político de la crisis, de manera que el régimen pueda aprovechar la circunstancia para mantener un control férreo sobre la población.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Una característica fundamental de los regímenes neototalitarios consiste en que, aunque defienden la democracia como forma de gobierno, su práctica política niega los valores de la misma democracia que alegan tener, en tanto lo que impera es una violación sistemática de los derechos humanos a través de prácticas correspondientes al terrorismo de Estado.

  2. No se puede argumentar que lo sucedido en el país en materia sanitaria sea el resultado de las sanciones aplicadas por los extranjeros, puesto que desde que nos convertimos en un «país lambucio», chinos, rusos, cubanos, gringos, europeos y cuanta comunidad internacional se conoce, no han dejado de aportar su contribución – por humilde o importante que sea – , a esta nación de muertos de hambre e indigentes en la que nos hemos convertido y aun así, el ministro de las «buenas noticias», salió por la TV, se quitó la mascarilla y nos baño a todos con chorros de fluidos nasales al punto que, instintivamente nos las pusimos nosotros en un acto de supervivencia suprema y como colofón, el presidente de la ANC le acaba de dar un «rapapolvo» a la comunidad científica por dar pronósticos matemáticos acerca de lo que se nos viene encima con el COVID 19. ¡ Un mundo de cabeza !. Y es que, si cada quien tiene su manera de afrontar su y la realidad, la nuestra es no pararle a lo que dicen y dar por descontado que, es mentira. Ahora bien, no sabemos como un pequeño número de opresores puede controlar millones de habitantes que, andan en una pelazón horrorosa y hasta convertir en héroe epónimo a «Willy» (a) «El maloso» y sin embargo,lo lograron. En Macuto masacraron unos presos y anualmente matan en las calles más de 20.000, pero eso como que no es significativo o el régimen ha sido muy brillante para que nadie se acuerde de esa parte de nuestra realidad, en un país tan violento como el nuestro. La lista de afrentas es larga y suponemos que en su momento se deberán pagar las faltas, aunque por el momento de amenazas y enseñar los colmillos, no pasa. Y de los mercaderes, ya han expresado que manejarán los precios al alza diariamente según sea el precio del dólar más nada dicen cuando vaya a la baja. Cosas de la política y la economía, la oferta y la demanda. Por cierto, Napoleón Bravo entrevistó al señor Hausman un economista de Harvard que, admitió no recordar muy bien el caso Venezuela después de décadas y que en suma, recomendó lo de siempre : cambios estructurales, privatizaciones, FMI y un neoliberalismo radical con o sin COVID 19 … En fin, que está atendiendo cerca de 15 países y que no tenía tiempo para nimiedades que, cobraba en dólares y que vivía de ese, su negocio. ¡ Cosas has de ver Sancho !. Y, por último, ahora si que viene Trump, que viene con una flota de marines certificados (sin peste ) y que volverán «Cocosete»: Miraflores, el viejo Museo Militar … y ya han pasado 21 años, casi que son de la familia y ni a bombazos nos han dejado de querer ni un momento, salvo matarnos por cuenta gotas y el que proteste : ¡ CÁRCEL, GARROTAZOS Y MUERTE … PARA QUE MÁS !.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar