El Editorial

La Venezuela que se va

Una de las caracteristicas de los regímenes comunistas es hacer lo imposible para que emigre la clase media y eso implica una pérdida importante de talento profesional para los países.

En Camboya fueron más radicales, asesinaron a la burguesía y a la clase educada. En Cuba, los hicieron irse sin poder llevarse nada, aparte de la ropa que portaban consigo.

Esos emigrantes tuvieron vida dura en los países que los acogieron. Había príncipes rusos trabajando como porteros de cabarets en París y muchos cubanos tuvieron que limpiar pisos y hacer trabajos menudos en Miami para sobrevivir.

Ahora la diáspora es venezolana y los que se van tratan de reconstruir sus vidas en condiciones que en la mayoría de los casos no son fáciles e implican, a veces, duras rupturas familiares.

Resulta increíble que la ignorancia de la historia por vastos sectores de la población permita que gobiernos repitan este guión de crear una ilusión de riqueza, cuando lo que de verdad han logrado es aumentar la pobreza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Esta experiencia migratoria sin precedentes en la historia moderna de nuestro país y que se encuentra en pleno desarrollo, habrá de dejar profundos cambios en la estructura demográfica y en el reacomodo de los estratos sociales en la composición de la estructura social presente y futura. A ciencia cierta no sabemos si estamos frente a un proceso reversible en el tiempo ; o si por el contrario, se profundizará y se mantendrá por un largo período de tiempo mas allá de nuestro presente ciclo biológico. Lo cierto es que en la medida que vaya profundizando, el desarraigo y el alejamiento de nuestros usos y costumbres será mayor y aquello que fue una decisión personal basada en la lucha por la supervivencia, se irá ´´llenando ´´ con la fundación de nuevos hogares, de culturas diferentes, con otras lenguas e integrados plenamente a su país de adopción. Ya no serán venezolanos como nosotros y hasta puede que con el tiempo ni recuerden a sus ancestros, ni tampoco puede que les importará mucho.
    En este país que ha tomado el camino de la experiencia socialista (comunista) y que ha fracasado estrepitosamente en todos los ordenes de la vida civilizada, que ha perdido toda una generación de valiosos técnicos y profesionales, presos de la inseguridad y de una permanente improvisación, sin garantías de nada y con una crisis económica fuera de todo control, no parece que se le pueda augurar un final feliz cuando su estructura industrial y comercial es prácticamente inexistente por estar convertida en un amasijo de escombros. ¿ Rectificar ?; ¿ Corregir el rumbo ?. Eso parece no está entre las prioridades del presente gobierno venezolano salvo por lo que expresan a través de su aparato de propaganda política y con ello, no se resuelven los ingentes problemas en los que está inmerso el país.
    La verdad es que sin una dirigencia capaz de diseñar y llevar a la práctica un plan de reconstrucción nacional dentro de un contexto de unidad y colaboración, nunca será suficiente el ganar una que otra elección por muy importantes que estas sean, sino se comprende que el cambio de valores y actitudes debe comenzar por nosotros mismos. Y tanto es así, que sin esa precondición, repetiremos una y otra vez los mismos errores y facilitándole la tarea a nuestros enemigos – que en el caso de perder -, no tardarán por volver por sus fueros y hasta reconquistar de nuevo el poder. Y conste, que ni se han ido ni tienen la mas mínima intención de hacerlo… ¡ OÍDO AL TAMBOR !.

  2. Ahora no es tiempo de emigrar. Tiempo de quedarnos a VOTAR y de cuidar la cosecha. Tiempo de exigir que se cuenten todos y cada uno de los VOTOS, queremos saber definitivamente, si es verdad o no que el CNE es honrado, y eso se prueba contando todos los votos y verificándolos. Es tiempo de Venezuela y tiempo de sueños. De sueños DEMOCRÁTICOS. Es tiempo de la oposición.

  3. Inconmensurable crimen, NADIE tiene derecho a destruir nada, o mejor dicho algo, en este caso un país!
    En todo caso está bien destruir causas de enfermedades, por ejemplo bacterias y microbios lo que es protección contra males. Dónde se ha visto que el progreso y las bondades de la economía sean males?
    Ni los comunistas se lo creen, como de hecho lo demuestran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba