El Editorial

Las fuerzas políticas de oposición deben ponerse los pantalones largos

La sociedad civil y los partidos de la oposición deben ponerse los pantalones largos si en verdad se desea derrotar el intento totalitario, y si quieren convertirse en los actores políticos que el país necesita. No es posible que a estas alturas del juego permitan que la rebeldía sea justificable cuando pone en peligro la unidad de la candidatura opositora como ocurre en el Zulia, o que las direcciones regionales de algunos partidos vayan impunemente en contra de sus direcciones nacionales como es el caso en el estado Bolívar. O por intereses partidistas se trate de imponer a un candidato con un enorme rechazo como es el caso en el estado Mérida. También tenemos que denunciar la irracional campaña de algunos en el municipio Chacao que saben que no tienen vida en las encuestas pero aún permanecen en las calles con campañas mediáticas, por demás costosas. El caso más grotesco es el de Anzoátegui en el que están prácticamente alzados unos candidatos francamente minoritarios. Si los partidos no imponen la disciplina en sus organizaciones no pueden ejercer adecuadamente la función para la que fueron creados.

La sociedad civil democrática y los partidos deben desautorizar drásticamente a los que violan los acuerdos, no pueden permanecer silentes ante este secuestro que se intenta hacer de la opinión pública. Si alguien salió derrotado en el procedimiento escogido, o debe renunciar, o debe ser marginado, tanto por la sociedad civil como por los partidos. Lo que está en juego es muy gordo. No se puede seguir con esta especie de acomodo esquizofrénico que permite que todo y lo contrario puedan subsistir al mismo tiempo. Las reglas deben ser claras y respetarse: quién no respeta la unidad debe ser denunciado como tal y excluido de lo que públicamente se denomina las candidaturas unitarias. No se debe en ningún momento confundir a la opinión pública con la egolatría absurda de unos precandidatos. Todos tenemos que colocarnos los pantalones largos, especialmente los partidos, actuar rápido y decididamente, si no el país no lo perdonará. Ya el lapso se venció y no se puede seguir con el jueguito de complacer a todos. O hay unidad o el chavismo podría ganar en muchos sitios en los que de lo contrario la oposición habría triunfado. Si no hay desprendimiento de las personas, los que firmaron el acuerdo deben demostrarle al país que existe poder de decisión. Como dice el dicho más vale un morado a tiempo que muchos colorados.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba