El Editorial

Las guerras modernas serán electrónicas

Muchos todavía siguen viviendo en las realidades del siglo XX, y para ser más específicos, en los años sesenta, periodo en el que la guerra fría estaba en su ápice.

Para algunos la URSS no ha desaparecido, y ven a Rusia y hasta a China como su personificación actual, aunque esos países no tienen ningún elemento en común con el comunismo soviético y el único anacrónico remanente que queda del estalinismo es Cuba y su protectorado Venezuela, por eso el lenguaje que predomina en nuestro país está inscrito en la inconstitucional Ley Antibloqueo, reminiscencia de lo ocurrido en los años 60 con el bloqueo a Cuba.

Otros, siempre en la misma onda de pensamiento retrógrado, creen que se repetirán intervenciones militares como la fallida Bahía de Cochinos o las posteriores acciones en Grenada o Panamá.

Hoy la realidad ha cambiado, sobre todo después de la codificación de la guerra, es decir, las intervenciones se sirven de la tecnología para someter a cualquier adversario. Basta recordar lo que propiciaron los iraníes contra Aramco, que intentó paralizar la industria petrolera saudí infiltrándose en sus computadoras. O lo que se señala sobre el efecto Putin en el triunfo de Trump. O la eliminación a distancia del principal militar iraní y del jefe de Hezbollah, en Irak.

Cada día más las guerras modernas serán libradas a distancia y favorecerán a aquellos países que dominen el campo de la inteligencia artificial. Por eso los desembarcos militares en otros países serán considerados como métodos ineficientes de solución de conflictos.

El mundo está cambiando a una velocidad inimaginable para el hombre común y la realidad va a ser muy distinta en muy pocos años. Algunos sostienen que los factores dominantes de esa nueva circunstancia están localizados en Silicon Valley y Beijing.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Los principios que marcan la estrategia de una guerra son los mismos: ver, saber y actuar. Lo que ha cambiado son los medios. Los proyectiles guiados por láser han sustituido a las viejas bayonetas y los modernos aviones espía equipados con sofisticados sistemas de observación a los prismáticos. La tecnología se ha convertido en el elemento clave de un conflicto bélico, tanto que ya se habla de guerra sin sangre, al menos para las filas de EE UU. El objetivo es lograr guerras cortas, dirigidas a distancia, donde se corran los mínimos riesgo necesarios.

  2. La expresión «modernas» es contradictoria con predicación «electrónica». Estamos en la «postmodernidad» o «sociedad del conocimiento». Este acto de lengua se corrobora con el comentario de Avatalejos, quien parafraseando al Cesar (vine, vi, vencí), pone a la instrumentación ciberinformática como el paradigma emergente de la guerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba