El Editorial

Las izquierdas pierden su razón de ser

En la historia de las ideas políticas, acertada o erróneamente la intención de las organizaciones políticas de izquierda era luchar contra la desigualdad, contra el flagelo de la corrupción política, a favor de los derechos humanos y en contra de las diversas violaciones que se cometían en el mundo contra esos derechos. La izquierda democrática se contraponía al comunismo soviético y al fascismo y pretendía crear un mundo más justo.

Hoy, una vez desaparecido el comunismo, la izquierda anda en busca de identidad y eso es entendible y comprensible, pero lo que no se entiende es cómo sigue manteniendo una solidaridad automática con todo gobierno o régimen que se autoproclama de izquierda, cuando es público y notorio que son violadores sistemáticos de los DDHH, que fomentan y participan en groseras prácticas de corrupción administrativa y lo peor es que en muchos casos tienen vinculaciones crematísticas con el crimen organizado, tanto nacional como internacional.

Qué ejemplo les dan al mundo cuando apoyan a regímenes incalificables como el de Nicaragua y Venezuela y siguen idolatrando al Castrismo, a pesar de que los pésimos resultados en todos los campos está literalmente a la vista.

Basta que cualquiera de estos regímenes, profundamente antidemocráticos, sea sometido a votación en cualquier organización u organismo internacional, para que los gobiernos de izquierda latinoamericanos alcen la mano y voten a favor de ellos.

Eso no es humanismo, ni progresismo, es simplemente oportunismo político, o tal vez inseguridad, y lo hacen como mecanismo de autodefensa y esto es lo que les quita aliento histórico y los descalifica como opción de futuro.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba