El Editorial

Las solidaridades automáticas

El presidente chileno, Gabriel Boric, criticó en la ONU y en la Universidad de Columbia a las izquierdas que no son capaces de condenar las violaciones a los derechos humanos que ocurren en Venezuela y Nicaragua, pero él mismo es la expresión de esa solidaridad automática, cuando no hace mención a las incontables violaciones a los DDHH que se han cometido y se siguen cometiendo en Cuba.

En la derecha latinoamericana ocurre lo mismo al apoyar, con o sin razón, todo lo que hace o diga Donald Trump, al que acríticamente han endiosado y no ven el peligro que este representa para la democracia.

El fanatismo de izquierda o de derecha implica la negación del pensamiento crítico y un sometimiento acrítico a unas presuntas verdades, muchas veces falsas. En el fondo sigue siendo una expresión de esa antigua religión que fue el maniqueísmo, según la cual hay una sola verdad, el bien y el mal, y, por supuesto, los que piensan así son los adalides del bien y los que no, son la expresión del mal.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba