El Editorial

Las solidaridades automáticas

Si algo sorprende de las actitudes asumidas por partidos de izquierda es la solidaridad automática con todos aquellos que se pronuncien, con o sin razón, en ser gobiernos de esa misma tendencia. En ningún momento cuestionan la verdadera naturaleza de esos gobiernos, que por cosa de principios, están dispuestos a respaldar.

Los que se autocalifican como gobiernos progresistas, sin que en realidad lo sean, responden a diversos cuños, que van desde auténticas tiranías o dictaduras de largo aliento como la cubana, hasta regímenes de difícil calificación, como el venezolano, que combina autocracia, dictadura, estado forajido y cleptocracia, y que en realidad poco tiene de lo que se considera, universalmente como “gobierno progresista”, ya que tanto su actuación en el respeto de los DDHH, como en su política económico-financiera, no se adapta a ningún precepto ideológico, salvo el de extraer recursos al precio que sea para mantenerse por siempre en el poder.

El caso de Bolivia es diferente, porque allí se aplicaron medidas económicamente conservadoras, pero el deseo de Evo Morales de perpetuarse en el poder por más de 14 años se hizo violando sistemáticamente la Constitución y las leyes de ese país.

¿Y qué decir de Ortega en Nicaragua ?

Ahora bien, los que aplican la solidaridad automática cierran los ojos ante cualquier irregularidad, pero eso sí, los abren bien grandes cuando quienes gobiernan no se proclaman como integrantes de la gran familia socialista mundial. Y allí si denuncian la más mínima contravención, como si fuese el mayor de los agravios contra la voluntad popular.

Esta ceguera voluntaria le hace mucho daño a las democracias emergentes latinoamericanas, porque si estas no se hacen parte del club pueden estar seguras de que los «progres» estarán prestos a denunciar cualquier error o fallo como una catástrofe social.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Progreso es un concepto que implica mejora general en la sociedad y el individuo, y el progreso no puede adscribirse o aplicarse a ningún movimiento o ideología concreto. La realidad de hoy ha modificado el concepto de progresismo y se concibe como el avance del grupo social dirigido por intereses políticos de los partidos. Eso está ocurriendo en el mundo: Europa o Asia y Latinoamérica, en este siglo. El disfraz de la palabra progreso allana los obstáculos de los partidos con ideologías distintas, aunque la izquierda pretenda llevar la batuta.

  2. Ningùn partido de la siniestra (con eufemismo llamada izquierda) ha traìdo bienestar y progreso a su pueblo.
    El objetivo primordial de la siniestra, que siempre es uno de los miles disfraces del marxismo, es perpetuarse en el poder, sea a travès de libres elecciones, sea con la fuerza, sea con la mentira y el engaño, sea con el fraude.
    El bienestar y el progreso del pueblo no estàn contemplados en la agenda de la siniestra, màs bien con frecuencia sale una frase que ha sido puesta n la pràctica unas cuantas veces: «El pueblo hay que mantenerlo en la pobreza, asì lo domina». Y eso es lo que en realidad lo que impulsan los gobiernos de la siniestra.
    No hay progreso real por allì, a menos que no entregue algo positivo para consolidar el dominio de la casta en el poder.
    La derecha, en el campo econòmico, actùa en las antìpodas: sin hablar de Hitler que en tre años creò 7 millones de puestos de trabajo y levantò un paìs hambriento, en miseria y desesperado a nivel de primera potencia de Europa, vale recordar el Chile que Pinochet dejò bien encaminado hacia el primer mundo.
    Para entender mejor la diferencia entre gobierno pseudo progresista y gobierno que de verdadero progreso, valga el ejemplo de la Venezuela del Gen. Marcos Pèrez Jimènez y la Venezuela de hugo chàvez (minùsculo, no merece quedar en evidencia): de un lado el paìs a la vanguardia nel planeta, en el otro un paìs del cual huyò màs del 20% de su poblaciòn, y los que todavìa sobreviven allì estàn masacrados por la miseria, el hambre, la represiòn, el hampa, con una hiperinflaciòn horrorosa y la màs colosal corrupciòn en la historia de la humanidad.
    Me paro aquì. Porque ya escribì demasiado, aunque haya mucho màs que expresar..

  3. Tiene sentido publicar un comentario, que te cuesta tiempo y atenciòn, y luego se queda allì «pendiente de moderaciòn»?
    Parece que todo esta infectado por el virus de la irresponsabilidad socialista. No hay nadie que trabaja de manera seria, responsable, y que responde.
    Todo el mundo se oculta detràs de uan cortina de humo. Nadie sabe nada. nadie tiene la culpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar