El Editorial

Los ciudadanos requerimos un gobierno responsable

Cuando hay gobiernos responsables y ciudadanos conscientes, los resultados positivos se observan de inmediato. Japón sufrió recientemente una catástrofe de proporciones tales que cualquier otro país sin esas condiciones hubiera tardado años, por no decir décadas, en recuperarse. En EE.UU. hemos podido observar en los últimos días la eficiente colaboración entre el gobierno federal, los gobernadores y alcaldes que, sin diferencias de naturaleza política, trabajaron junto a sus ciudadanos para organizarse ante la amenaza del huracán Irene.

Ni en Japón ni en Norte América hubo saqueos, la gente se fue a buscar refugio fuera de sus localidades y una vez superada la situación pudieron regresar a sus hogares para reconstruir lo que hubiera sido destruido, encontrando sus pertenencias tal como las habían dejado.

Lamentablemente en nuestro país es muy diferente la acción del Estado ante una emergencia. Durante el deslave de Vargas, ocurrieron numerosos saqueos y la falta de previsión y coordinación de las autoridades fueron notables. Las propuestas de algunos países para ayudar a reconstruir el litoral central las rechazó el gobierno y hasta la fecha, a pesar que han pasado casi doce años, pasear por Los Corales es como visitar las ruinas de una ciudad bombardeada, lo mismo que lamentablemente ocurre en otros espacios que fueron barridos por los deslaves.

Tenemos que cambiar en Venezuela esa lamentable relación entre el gobierno y el pueblo. Aquí los presidentes se toman por reyes y creen que todos somos sus súbditos. Tenemos que generar en la población la conciencia de ciudadanía y asumir de una vez por todas que no estamos ni para servir, ni para esperar limosnas o dádivas del gobernante de turno. El está allí, en el poder, no para mandar como le venga en gana, sino para servir, para brindarle a la población mejores oportunidades de educación, salud trabajo, vivienda y seguridad. En democracia no se elige a los dirigentes para que se enriquezcan con el erario público, ni para que siembren el odio entre sus habitantes. En nuestro país los elegimos para que usen el petróleo, que es de todos los venezolanos, para construir una mejor patria y no para promover una parcela de poder que beneficie a una particular secta político-militar.

Es hora de despertar y ayudar a los que aún no se han dado cuenta de que no le debemos nada al gobierno sino que este está en deuda con nosotros por no haber sabido aprovechar la inmensa riqueza que, sin hacer nada, le ha tocado administrar.

Nunca en la historia de Venezuela un gobierno ha malbaratado tan ineficientemente nuestros recursos. Menos mal que ya la gran mayoría de los venezolanos lo saben y por eso en el 2012 será Waterloo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar