El Editorial

Nada está perdido

La absurda decisión de Maduro de tratar de impedir el 5 de enero el acceso de los parlamentarios al hemiciclo de la Asamblea Nacional , es una jugada que demuestra el temor a que subsista una institución legítima dentro del Estado Venezolano, porque su existencia es el espejo que pone en evidencia el feo rostro de una dictadura en decadencia.

Pero lo peor para el régimen es haber fracasado en su intento de quebrar, a través de la corrupción, la unidad opositora en el Parlamento y más bien logró que la fracción del 16 de julio, que mantenía una discreta distancia de Guaidó, terminara dándole su respaldo para conformar los 100 votos que obtuvo la nueva directiva de la legítima Asamblea Nacional.

La farsa de la llamada fracción CLAP no tiene cómo demostrar su legitimidad, porque no tuvo el quórum necesario para la votación y ni siquiera con el apoyo del PSUV pudo superar los sesenta y tantos votos.
Ahora el régimen sigue maniobrando torpemente para neutralizar la AN y al hacerlo está logrando un repudio mundial mayor hasta el punto que los gobiernos más bien neutros de Argentina, Panamá, México y Uruguay rechazaron el asalto del 5 de enero.

¿Cómo podemos ganar ahora? Actuando, dejando de lamentar que van 20 años y siguen ejerciendo el poder, pensar qué hicieron en Bolivia para sacudirse 18 años de Castrochavismo a través de la acción concertada con la población. La sociedad civil debe impulsar un respaldo masivo a nuestro Parlamento y no quedarse en sus casas como mero observador crítico de la situación.

Es positivo que Guaidó haya sido liberado de sus obligaciones partidistas y así pueda ser referente de todos nosotros y se convierta en el vector de una fuerza no partidista que refleje la voluntad de la inmensa mayoría del pueblo venezolano.

Los alemanes del Este lograron derribar el muro; los polacos sacaron al partido communista del poder; los chilenos, mediante la unión de todas las fuerzas políticas, sacaron a Pinochet. ¿Acaso en Venezuela somos menos que ellos? Ya tuvimos un ejemplo en el pasado de que si podíamos, el 23 de enero de 1958. Demostrémosle al mundo que enero de 2020 será otra fecha gloriosa de nuestra democracia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. La valentía de Guaidó y sus seguidores como disputados es la evidencia de que la dictadura no tiene apoyo de ninguna institución. La mayoría absoluta de los países democráticos del mundo dieron su respaldo al Presidente interino. La actitud de Argentina, Uruguay y otros países antes afectos al castro chavismo, nos da fuerza para seguir en el empeño de conquistar la democracia.
    Con optimismo seguiremos dando nuestro voto a la presidencia interina.

Responder a alejo urdaneta Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba