El Editorial

¿Nadie es culpable en la crisis penitenciaria?

Nadie en su sano juicio puede ser indiferente ante la tragedia del Rodeo II que lleva ya 22 días sin resolverse. Es evidente que el gobierno no ha sido capaz de encontrar soluciones a la crisis del sistema penitenciario y esta situación se ha convertido en el ejemplo emblemático de la incapacidad de los altos funcionarios del gobierno en resolver un caso patético de corrupción, complicidades y negligencia por parte de la Guardia Nacional Bolivariana y el Ministerio del Interior y Justicia.

En cualquier gobierno serio hace rato que deberían haber renunciado tanto el Ministro como el comandante de la Guardia Nacional y de no haberlo hecho el jefe del Estado tendría que haberlos destituido. Pero como este país se ha convertido en algo en el que la leyes de la lógica no se aplican Chávez ratificó al alto mando militar y a su gabinete ministerial con lo que el Presidente le da un respaldo público a estos funcionarios.

La incompetencia, la corrupción y la desidia ya no son factores que determinan la permanencia en los cargos, solo cuenta la obsecuencia al comandante Presidente.

Al haber ratificado a los responsables de tantos errores en el manejo de la crisis carcelaria, el Presidente se convierte en parte del problema y no en su solución como lo sintieron en carne propia los familiares de los presos que fueron a Miraflores pensando que allí podrían encontrar respuesta a sus angustias y lo que recibieron fue gas del bueno.

El Rodeo II es un cáncer que tiene metástasis en los 34 centros penitenciarios del país. Por ahora la respuesta del gobierno es correr la arruga.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba