El Editorial

Para vencer se necesita unidad

Estamos viviendo tiempos decepcionantes. Vemos opositores ofendiendo a opositores en un “quítate tu pa’ ponerme yo”, también a varios candidatos disputando la misma alcaldía o gobernación para el evento electoral del 21N, y no parecen entender que están dejando el terreno listo para que gane el candidato del régimen (¿o es eso lo que realmente andan buscando?)

Si algo debiéramos copiar de los integrantes de este desgobierno es que, a pesar de que sabemos se están matando entre ellos mismos, se muestran unidos antes el país y tienen un mismo pensamiento. ¿Que democracia es diversidad? En eso estamos claros, pero también estamos claros en que aquí no hay ninguna democracia y ya vendrán tiempos en que podremos tener decenas de candidatos para un mismo cargo y en ese momento ganará el mejor, pero ahora lo que interesa es unir fuerzas para vencer al Régimen.

¿Aún no hemos entendido que se necesita unidad para superar la crisis? No es tiempo del “Yo”, es momento del “nosotros”, porque en estos dimes y diretes estamos perdiendo definitivamente a Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Un acuerdo práctico utilizando el azar?
    En la democracia atenience y en la república romana se resolvía la competencia entre dos candidatos mediante la suerte, combinada con la astucia política.
    Un «cara o sello» determinaría quien es el candidato y el perdedor sería el sustituto automático en la mitad del período y mientras tanto actuaría como «mano derecha» del funcionario electo.

  2. La rebelión popular ha sido siempre el lugar de la oposición decisiva al despotismo, Se afirmó que el gran Rechazo es el alma de todas las rebeliones contra el acoso y lo intolerable.
    Sobre las rebeliones se cierne la amenaza de la derrota indefinida o el fracaso de sus promesas de liberación. En ellas, muchas veces prima la dispersión de las fuerzas y sólo una codificación de los puntos de resistencia puede hacer posible una revolución.
    Hannah Arendt subrayaba que cuando las rebeliones no van acompañadas de una revolución que instaure instituciones duraderas de la libertad, el resultado es la multiplicación de los crímenes y las calamidades. En su opinión, la mayoría de las revoluciones tuvieron ese destino fatal. Sin una estrategia de articulación de los focos diseminados de resistencia en procura de la unidad de los partidos, o sin una constitución de la libertad, la rebelión no pasa de ser una interrupción momentánea y tumultuosa del orden de dominación. Si ésta falla, las formas de opresión pueden reforzarse, perfeccionarse y extenderse hacia otros sectores sociales.
    Se puede afirmar, entonces, que lo que importa en la rebelión no es ella en sí misma, sino lo que viene después: la toma del poder que propugna ideologías que no encuentran un fundamento sólido. La constitución de la libertad política de acuerdo con las ideas del republicanismo cívico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba