El Editorial

¿Qué es la fachada atlántica de Venezuela?

Es el espacio de nuestro territorio con la mayor extensión de plataforma continental, ya que geomorfológicamente llega hasta 563 kilómetros aproximadamente la costa.

Es un área estratégica para el futuro de nuestro país porque existe en ella importantes reservas de gas y de petróleo.

Dentro de ese espacio, ningún otro país puede apropiarse de los recursos naturales vivos o minerales.

Es el espacio por donde se exportarán los recursos extraídos de la faja bituminosa del Orinoco y los que produzcan las industrias básicas de Guayana.

¿Entonces, es comprensible y justificable que el país acepte que Guyana pretenda adueñarse de esa parte fundamental de nuestro territorio?

Es hora de movilizarnos en defensa de lo que es nuestro. La soberanía y la integridad territorial no las puede negociar nadie por nosotros.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Si tuviésemos una visión a futuro como parte de una cultura nacionalista bien entendida, tal vez no sería tan necesario el estar recordando de vez en cuando lo que significa el valor del territorio para cualquier país del mundo. Y es que aun habiendo gas y petroleo, de seguro – si pudiésemos -, ya lo habríamos dado en garantía para algún nuevo préstamo chino o como parte de pago frente a tanta deuda acumulada. O simplemente, ganarse una jugosa comisión en cualquier operación que involucre algún papeleo que termine favoreciendo alguna potencia extranjera. Y es que nos hemos convertido en un »país portátil», algo que se negocia, cede o traspasa a espaldas de la opinión pública que poco o nada conoce de esos asuntos. Pero, por desgracia, ese es el país que construimos luego de décadas de despilfarro, mala administración y una corrupción enquistada en el tuétano de los huesos de los gobernantes venezolanos ; o como dijo un alcalde extranjero: » Si robé, pero poquito », que comparado con nuestra realidad presente lo deja con la inocencia de un »niño de pecho», porque aquí se roba a lo grande, sin complejos y sin ningún sentimiento de culpa. Pareciera que el lema – ley, róbatelo todo y que los que vienen atrás que se las arreglen como puedan. Esa es la realidad y contra eso es que luchar.

    Que si tuviésemos unas »FANB» bien dotadas ya hubiesen presionado al presidente para que actuara en defensa de ese territorio, pero ya comprendimos que esas armas son para someter al pueblo, perpetuarse en el poder y afianzar una dictadura militar que les permita hacer lo que les de la gana. Y es que estamos a merced de las grandes potencias emergentes donde China se esta llevando la mejor parte, pero es lo mismo de siempre, el sometimiento al mas absurdo saqueo y aquí no hay nadie que chiste, Hasta el patriótico gesto de quien escribió el oportuno EDITORIAL de hoy, suena como la voz que clama en el desierto. Algo como fuera de lugar en un país en plena debacle. Sorprendente e inesperado pero no por ello menos cierto, pero consolador al saber que todavía quedan compatriotas que se preocupan por nuestro país y por ende, por nosotros. Claro que ello no se puede negociar, pero al final son capaces de vender hasta a su señora madre por un puñado de monedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba