El Editorial

Reaccionar sin analizar

22 años de sistemática destrucción de todo lo que fue Venezuela, no solo en el área económica, sino en el campo de la ética y la moral, han sembrado en muchas personas un sentimiento de desesperación que los lleva a cambios súbitos de ánimo. Cuando ocurre una noticia que puede afectar al régimen, como por ejemplo la extradición de Álex Saab a EEUU o la noticia de que ese oscuro personaje fue un doble agente, en ese instante hay algo parecido a una subida de la adrenalina y a ver algo parecido a la luz al final de un túnel. Pero, en cambio, cuando ocurre algo imprevisto, como la visita de altos funcionarios del gobierno norteamericano a Nicolás Maduro, se produce lo contrario, la sensación de que ya no hay salida y de que la dictadura logró ser reconocida como gobierno legítimo.

Lo cierto es que las noticias no son ni buenas ni malas. Son hechos, y como tal, no producen cambios fundamentales y deben ser analizados en un contexto más amplio, en el que se tomen en cuenta las circunstancias en las que se producen.

Lo de Saab fue el resultado de una muerte anunciada, para usar la expresión de García Márquez, y, sin embargo, muchos creyeron que el régimen iba a lograr liberarlo de las garras de la justicia de Cabo Verde.

Con la inesperada visita a Maduro la reacción de muchos fue se acabó todo, ya los EEUU reconoció al dictador y mando al traste a Guaidó. Pero, sépanlo, no hubo reconocimiento, y más bien se logró que se volviesen a sentar en la mesa, sin la presencia de Saab y de Rusia, pero si bajo las condiciones presentadas por los estadounidenses, para ir a una transición que permita realizar elecciones presidenciales lo más pronto posible.

Lo que sucederá va a depender de cómo terminará lo de Ucrania y como quedará Rusia después del conflicto.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba