El Editorial

Reescribiendo la historia con infamia

Una de las infamias que hemos tenido que padecer, a veces en silencio, ha sido la descalificación sistemática de nuestro pasado democrático. En las llamadas “revoluciones”, uno de los recursos típicos del poder es “reescribir” la historia, trastocar los hechos del pasado para intentar dar brillo y justificación a la elite en el poder.

En el caso venezolano, con la reiterada condena y deformación de lo que, con evidente simplismo, se denomina como la IV república; el gobierno está logrando un efecto contrario al por él deseado. Es decir que a medida que la gente se percata del desbarajuste de la acción gubernamental y del mar de corrupción en el que se halla inmerso, se evidencia- a pesar de sus fallas- la enorme importancia que tuvo el pasado democrático de la mal llamada IV República.

Si bien es cierto que en sus cuarenta años de existencia hubo máculas también fueron muchos los aciertos. Por una parte, no se puede negar, la innegable movilidad social que fue el producto de una profunda y democrática apertura del sistema educativo para la inmensa mayoría de los venezolanos, sin distingo de color político. Por otro lado si bien es cierto que no se pudo erradicar el mal de la corrupción, que provenía de los regímenes dictatoriales del país, sin embargo a través de la libertad de prensa, y la existencia de un espectro político diversificado se facilitaba las denuncias que, en muchos casos, frenaron los intentos de actos lesivos contra el patrimonio público por parte de funcionarios públicos.

Hoy en un país en el que no existe control de la gestión administrativa y en el que prevalece la voluntad de una sola persona es evidente que todo lo que ocurre en materia de corrupción es responsabilidad única y exclusiva de quien tiene los medios para impedirlo.

Si se hiciera un balance de lo realizado por los primeros ocho años de la V republica versus el mismo lapso de la IV es evidente que esta última tiene muchos más logros que mostrar. Quizá el gobierno debería ser un tanto prudente en su cuestionamiento del pasado. No vaya a ser que, tarde o temprano, la gente se de cuenta de que en ese período se vivía, (especialmente los de ingresos bajos) mucho mejor.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba