El Editorial

Resistir, contemporizar o luchar

Frente a una dictadura esas son tres de las actitudes posibles y las que han practicado muchos pueblos que en el pasado fueron sometidos a estos oprobiosos regímenes.

Resistir es lo más común, pero en el tiempo tiende a desgastarse porque las dictaduras lo primero que imponen es la hegemonía comunicacional, acompañada por una feroz represión y, con esa combinación de métodos, busca quebrar al individuo y sembrar miedo.

Contemporizar es lo que ocurre cuando se pierden las esperanzas y ante la convicción de que la dictadura se instaló para siempre algunos consideran que bien vale la pena hacer como los famosos tres monitos que no ven, ni oyen, ni hablan.

Por último, están los que se niegan a rendirse y luchan con lo que tengan a mano y asumen el riesgo de que los castiguen, los metan presos o les prohiban salir del país.

En los más de sesenta años de tiranía en Cuba las tres etapas se han llevado a cabo, incluso al principio existió una guerrilla por algunos años en el Escambray, luego se sometieron. Ahora reaparece con mayor fuerza una pequeña pero tenaz resistencia que lucha por la libertad.

En Venezuela hemos conocido las tres etapas y en este momento nos debatimos entre lo que puede ser un inicio de contemporización y los que quieren seguir luchando, pero que lamentablemente no terminan de ponerse de acuerdo, porque siguen prevaleciendo los intereses ya sean grupales o individuales.

Sin lucha no hay triunfo y nadie va a dar la pelea por nosotros, así que si queremos de verdad salir de la dictadura, no hay otra solución que luchar unidos hasta alcanzar la victoria. Bolívar lo logró, a pesar de la desunión, pero supo convencer e imponerse hasta que sacó del Callao al último de los españoles que aún quedaba en Latinoamérica.

A lo mejor no tenemos ni a un Bolívar ni a un Rómulo Betancourt, pero si seguimos al que hemos designado y concentramos nuestras fuerzas para derribar el muro de la dictadura, tal vez lo logremos y tendremos el respaldo pleno de la mayoría de la comunidad internacional.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Nuestro país ha luchado sin descanso en la recuperación de la libertad. Hemos acudido a países que han dado apoyo a la difícil tarea. En el mundo hay totalitarismo sin reposo y no se ha logrado regresar a la institucionalidad y al respeto de la Carta Magna. En los sistemas totalitarios la clave está en los partidos únicos, en su monopolio de la ideología y de la legalidad. No se permite ninguna otra organización de ningún otro tipo, aunque pueden darse excepciones, especialmente en los totalitarismos fascistas con las Iglesias y sus instituciones y organizaciones. El partido está dedicado a ser el brazo ejecutor de los deseos de la cúpula gubernamental, del líder. Hay una disciplina férrea, y todo se controla a través de un sistema de comisariado político en el interior del partido. Estos comisarios políticos forman parte de una estructura paralela que vela por el cumplimiento de las consignas superiores y por la obediencia de los miembros y funcionarios del partido.
    Llegará el momento de proclamar la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba