El Editorial

Sucumbiendo a la barbarie

La destrucción que ha sufrido la industria petrolera venezolana no tiene precedentes en el mundo. Deberíamos estar produciendo 5 millones de barriles diarios pero, según datos de la OPEP, estamos produciendo 339.000 b/d, un nivel inferior al que teníamos en 1934 hace 86 años. Pero en 1934 nuestra población era de apenas 3,4 millones de habitantes y hoy somos más de 28 millones. Nos corresponde por tanto apenas 0,01 barriles per capita.

A riesgo de ser repetitivos, hagamos un recuento:

La caída de nuestra producción se inicia con el despido de unos 20.000 trabajadores de PDVSA en el 2002-2003. De ahí en adelante PDVSA nunca volvió a ser la misma. A partir del 2008 cambian las reglas del juego nuestra producción petrolera comienza a cae en picada.

En 1934 no teníamos refinerías porque Juan Vicente Gómez no quería concentraciones de obreros. Hoy en día, después de haber tenido 6 grandes refinerías con una capacidad neta de refinación de 1.620.000 barriles diarios, estamos regresando a las condiciones que existían cuando Gómez, porque nuestras refinerías están prácticamente paralizadas.

Se están haciendo esfuerzos por reactivar las refinerías de El Palito y la de Cardón y se está produciendo algo de nafta en Amuay.

La situación, hasta donde podemos saber, por fuentes no oficiales, es que la refinería de El Palito llegó a producir 20.000 barriles diarios de gasolina pero, al tratar de aumentar ese nivel, se presentaron problemas de vibración en el craqueador catalítico y tuvieron que paralizarlo. Nuevamente lograron arrancarlo pero hubo fugas de gas y un conato de incendio. “La planta no estalló por la rápida intervención de los operadores”, dijo un líder sindical . “Fueron momentos de angustia”, agregó.

Algunos atribuyen a la refinería de El Palito el enorme derrame de petróleo, el peor en 20 años, que está produciendo un severo daño ecológico en Morrocoy y en las playas del Estado Falcón. Otro inmenso derrame se produjo en el Golfo de Paria, Estado Sucre.

Tampoco han logrado poner a producir la refinería de Cardón -la segunda más grande del país- que junto con las de Amuay y Bajo Grande conforman el Complejo Refinador de Paraguaná, en su momento el más grande del mundo. Trajeron técnicos y repuestos de Irán pero no lo han logrado. Se han presentado conatos de incendio y fugas en el craqueador catalítico que es de altísima tecnología. Por lo visto intentan producir nafta en Amuay (que sufrió severos daños en 2012 sin que nunca se haya recuperado) y enviar esa nafta a Cardón para producir gasolina.

La situación se ha agravado debido en parte a las sanciones y también por los intentos de múltiples acreedores de cobrarse, con activos petroleros de Venezuela en el exterior, las indemnizaciones asignadas en varios arbitrajes. El régimen creyó que podía expropiar a diestra y siniestra (“¡Exprópiese, exprópiese!”) y violar contratos a voluntad, pero hoy se están pagando las consecuencias. Eso ocurrió con Cristallex, Conoco Phillips y muchos otros. Hoy en día la propiedad de CITGO está amenazada.

Entre los últimos casos está el de OI Glass -antes Owens Illinois- a la que el régimen expropió sus plantas de envases de vidrio y que intenta ahora apoderarse del tanquero Ayacucho para cobrarse un laudo que le ganó a la República en Singapur por $ 500 millones. No lo intentaron en EEUU porque allí estamos protegidos.

El último caso y quizá el más inesperado tiene que ver con Petro China. La estatal petrolera china parece estar haciéndose con el control de los buques «Junín», «Boyacá» y «Carabobo», en momentos en que PDVSA más necesita de tanqueros propios para despachar el petróleo del país porque ya nadie quiere transportarlo.

Mientras tanto, la carga de los tanqueros (Bering, Bella, Petunia y Luna) con gasolina proveniente de Irán, fue confiscada por una Corte del Distrito de Columbia.

Nuestra industria petrolera está sucumbiendo a la barbarie.

José Toro Hardy, editor adjunto de Analítica

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Dudo que exista una frase que haya hecho mas daño a la identidad del Venezolano que esa, que repiten sin empacho, diciendo «nuestra industria petrolera». Esa aseveracion JAMAS ha sido cierta en el sentido tecnico e historico de la palabra. La Industria petrolera EN Venezuela fue producto de la INVERSION EXTRANJERA, en todos los terminos, menos en uno: el petroleo en el subsuelo. Y fue la violacion unilateral de la Rule of Law el acto que inicio la destruccion de esta industria en Venezuela. Muchos «expertos», tratando de IGNORAR la historia, aducen que fueron los venezolanos que, no obstante haber obtenido descomunales ingresos de flujo de caja, se ocuparon de ENDEUDARSE con la excusa de desarrollar en nombre de los venezolanos, cualquier capricho que se le ocurriera al politico de turno, MENOS en el unico sector que SI representaba el interes y beneficio de todos los Venezolanos: La Agroindustria. Tema este hartamente estudiado y debatido por cualquier escuela academica venezolana, pero solo eso, academico. Estamos obligados a estudiar comparativamente el desarrollo historico y economico de emprendimientos reales en la economia venezolana: ANCA, Shell Quimica de Venezuela, CAPSA, Agroisleña, CAVENDES, Corporacion Industrial Montana, Grupo Quimico, Grupo Zuliano, Industrias Polar, Envases Venezolanos, Telares Palo Grande, Sudamtex de Venezuela, Mantex, etc. Y para los interesados les doy una clave: analicen este tema bajo el punto de la apertura a la participacion del AHORRO Venezolano como ACCIONISTA que pueda usar correctamente el adjetivo NUESTRO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba