El Editorial

Todo cae por su propio peso

Cuba y Argentina, dos mensajes diferentes en sus expresiones por las respectivas realidades, pero con el mismo contenido: los pueblos rechazan la incompetencia y la falta de libertad.

En Argentina la ciudadanía pudo hacerlo, y lo hizo contundentemente, expresar su rechazo mediante elecciones. El peronismo, cada vez más distorsionado por la corrupción y la incompetencia combinadas de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner perdió el poder de ser mayoría. En Cuba, tiranía absoluta, el régimen tuvo que encerrar a toda su población. Dos formas de actuar en dos realidades distintas, el mismo objetivo contra el mismo fracaso.

En Argentina el peronismo lleva décadas engañando a su pueblo, en Cuba el castrismo lleva décadas reprimiendo al suyo. En ambos países el resultado es el mismo concepto: fracaso de los gobernantes, rechazo de los pueblos.

Lo que el régimen venezolano debería tomar en cuenta es que en dos décadas ha estado sumando las dos tramas. El fracaso en crear bienestar para sus ciudadanos, el fracasado triunfo del control por represión y cultivo del miedo.

En Venezuela el 21N está por llegar. Sabemos que no existen las condiciones. Estamos claros que sea cual sea el resultado del evento electoral, siempre buscarán la forma de mantener el poder, pero tengan en cuenta que los pueblos piensan por sí mismos y no son, aunque puedan parecerlo, ni ciegos ni sordos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. El Estado tiene como uno de sus objetivo analizar la libertad social o civil, para lo cual se propone indagar la naturaleza y los límites del poder, que puede ejercer legítimamente la sociedad sobre el individuo y representa la cuestión vital del porvenir.
    Se trata de una cuestión que se ha planteado con anterioridad, y su exposición parece reflejar las preocupaciones del pensamiento de la Ilustración, que está en la base histórica del surgimiento del Estado constitucional. El espíritu de las leyes trata de la necesidad de dividir al poder «para preservar la libertad». Toda la lucha contra el Estado fue una disputa por imponer límites al poder de intromisión del Estado en la vida de los particulares.
    La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos científicos, económicos, políticos y sociales de la época. Este tipo de pensamiento se expandió en la población y se expandió por los hombres de letras, pensadores y escritores que creaban nuevas formas de entender la realidad y la vida actual.
    A pesar de sus debilidades, contradicciones e inclusive degeneraciones –como la demagogia y la anarquía–, la democracia fue un ensayo político exitoso, desde la promulgación de la Constitución Nacional de 1961, modificada en 1999.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba