El Editorial

Vapores de la fantasía

ENCOVI es la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida que desde hace ya varios años adelantan las Universidades Católica Andrés Bello, Central de Venezuela y Simón Bolívar.

Para el período 2019-2020, se encuestaron 9.932 hogares de todo el país, revelando datos que evidencian el empobrecimiento sin precedentes que ha experimentado Venezuela.

“Los niveles de pobreza y desigualdad nos han ubicado en posiciones inimaginables en otro tiempo en el contexto de América Latina y del mundo”. “Venezuela es el país más pobre y el segundo más desigual de América Latina”, nos dice Luis Pedro España.

El estudio abarca no sólo datos de ingreso sino además factores multidimensionales de pobreza tales como acceso a la educación, servicios públicos, viviendas inadecuadas, sin servicios de saneamiento, hacinamiento crítico, calidad del empleo y otros.

Vale la pena añadir que durante muchos años Venezuela llegó a ser una de las sociedades más exitosas del planeta. Fuimos entre 1920 y 1980 el país que experimentó las mayores tasas de crecimiento económico en todo el mundo. Por eso resulta tan doloroso constatar el daño casi inimaginable que se le ha infligido a nuestra nación. Veamos:

Durante años el presidente Chávez se vanaglorió de los éxitos obtenidos. Nos decía que cuando llegó al poder el 49,4% de los venezolanos vivían por debajo de la línea de la pobreza y que en 10 años su gobierno había logrado reducir esa cifra al 27,8%.

Aquello fue simplemente el resultado pasajero de un aumento inesperado, masivo y trágicamente mal administrado de los precios del petróleo.

Hoy en día el estudio de ENCOVI muestra que el 96% de los hogares venezolanos están en situación de pobreza y el 79% en pobreza extrema, o sea que sus ingresos no alcanzan para cubrir la canasta alimentaria.

El 79,3% de los venezolanos no tiene cómo cubrir la canasta de alimentos. Quienes no logran ingerir 2.200 calorías diarias, mucho menos pueden pagar servicios esenciales como electricidad y transporte.

Decía Chávez que Venezuela había llegado a ser el país menos desigual -con menor concentración del ingreso- de la región. Recurría para ello al Coeficiente Gini, conforme al cual un valor de 0 expresa igualdad total y un valor de 100 desigualdad total. Señalaba que en 10 años había logrado reducir ese coeficiente de 49,8 a 39,4.

ENCOVI pone en evidencia que hoy se ha superado la desigualdad que existía en 1998. El Coeficiente Gini se ubica en un valor de 51, “alejándonos considerablemente de nuestros pares suramericanos y acercándonos a la situación que ostentan algunos países del continente africano.”

Nos señala ENCOVI que el 21% de los niños menores de 5 años se encuentra en riesgo de desnutrición y que el 8% está desnutrido. Conforme al indicador talla-edad, el 30% se encuentra en desnutrición crónica.

Hoy el 44% de la población mayor de 25 años es económicamente inactiva. Luis Pedro España de la UCAB afirma: “El aumento de la pobreza se debe a la caída de la economía. Entre el 2013 y el 2019 el PIB se redujo el 70%, entonces no hay riqueza para repartir, no hay bienestar para disfrutar”.

Padecemos la mayor hiperinflación y la mayor contracción económica del planeta. El dramático empobrecimiento de Venezuela nunca ha debido ocurrir. Es inducido por malas políticas públicas. Es consecuencia del populismo, la corrupción y la ineficiencia de quienes nos han gobernado durante las últimas dos décadas. El país tuvo una oportunidad de oro a raíz del inesperado aumento de los precios del petróleo. Bien administrados esos recursos han debido servir para desarrollar una economía sustentable y una solución permanente a muchos de nuestros problemas sociales. Pero quienes estaban al frente de la cosa pública optaron por el camino de la demagogia y se empeñaron en imponernos un modelo político que había ya fracasado en todos los países donde se intentó.

El aventurerismo y el dogmatismo de esos gobernantes en las últimas dos décadas transformaron las oportunidades que nos brindó el petróleo en simples vapores de la fantasía.

José Toro Hardy, editor adjunto de Analítica

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar