El Editorial

Venezuela: ¿A dónde podemos llegar?

En toda la historia contemporánea de Venezuela nunca existió una crisis económica, política y social como la que hoy se vive en el país.
Los síntomas de descomposición están a la vista de cualquier observador: una inflación de tres dígitos, un desabastecimiento que en promedio es superior al 50%, cuatro tasas de cambio que van desde Bs. 6,30  por dólar a más de Bs. 250 en el mercado paralelo. Un precio de la gasolina ubicado en $0,05 el litro cuando en nuestros países vecinos esta en más o menos $1. Una criminalidad que ronda casi los 30 mil asesinatos por año, anuncios diarios en la prensa internacional de antiguos funcionarios del gobierno con cuentas de más de 50 millones de dólares en Bancos en Andorra.
Y la pregunta que cualquier extranjero pudiese hacernos es ¿y qué más puede suceder en su país para que esta debacle se detenga? Lo más grave es que esta situación es tan absurda que no tenemos una respuesta válida, porque a pesar de que el gobierno está consciente de la gravedad de los hechos, no parece dispuesto a cambiar rumbo, tal vez porque considera que ese es el camino para implantar ese extraño engendro que llaman Socialismo del siglo XXI.
No terminan,  o no quieren darse cuenta, de que todos los que lo intentaron antes, o fracasaron estrepitosamente, o se han ido convirtiendo aceleradamente a una modalidad autoritaria de capitalismo salvaje.
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. BUENOS DÍAS. La respuesta es más sencilla de lo aparente. El funcionariado de segunda y tercera línea no son personas de carrera, son esclavos del Estado totalitario. Las universidades públicas seguirán siendo ahogadas para que no «haya cerebros destacados». El público se acostumbrará a mendigar un plato de comida.
    La recolección de firmas entre los empleados Estado, que trabajan para ganarse la vida independientemente de su postura ideológica, es la lista de «Tascón», pero con efecto contrario: ¡estarán llenos de restricciones para viajar a USA!

  2. Ciertamente, esta experiencia por la que está pasando el país es algo inédito en nuestra historia contemporánea y lo mas grave,es que no se avizora solución alguna ni en corto ni en el mediano plazo. Vivimos una decadencia absoluta y una desintegración total del sistema institucional y la personalidad social de la nación ha sido suplantada por una monstruosidad que ha dejado de ser una transición para convertirse en disolución.Y es que lo mas grave, es que leemos y vemos opiniones sensatas de muchos actores inteligentes y bien intencionados, pero todo termina cayendo en un saco roto pues no hay ni la mas mínima intención de corregir el rumbo.

    Hemos perdido la capacidad de asombro y nada es ya una sorpresa, pues lo peor es lo habitual y hasta se ha consolidado como nuestra forma de vida presente. Se vive al día y se ignora olímpicamente el mañana. Y es que no encontramos ni vemos liderazgos significativos ni en el gobierno ni en la oposición ; nada ni nadie que aporte ideas y soluciones que no se encuentren ya preestablecidas en los manuales clásicos de Economía Política o de la Ciencia política, y que desde una posición de poder posea la visión para ser original e implemente una salida pragmática que al menos nos permita afirmar que vamos por el camino correcto.

    La vida ciudadana se ha reducido a una lucha por la supervivencia en la búsqueda de las satisfacción de las necesidades mas primarias, dejando todo lo demás al azar y la improvisación. Casi que lo único que nos falta por decretar es la defunción de la esperanza; se inventan invasiones imaginarias ; se exhibe un poder defensivo que no se tiene ; se pone a firmar a la gente un papel estúpido para separar a los que están o no con la ´´patria´´ y que hasta los niños pueden firmar y mientras tanto, vivimos una economía de guerra, viendo miles de muertos que engrosan las estadísticas de defunciones todos los años ; y hasta tener que ver a opositores hacerle el juego a un régimen despótico y enloquecido que hoy ha inventado eso y mañana será otra cosa. Una insania mental se ha apoderado de la conciencia colectiva y la cordura ha sido sepultada definitivamente. Seguimos hundiéndonos cada día más en el estercolero de la desintegración nacional.

    El EDITORIAL de hoy ha tocado uno de los puntos mas álgidos y generadores de mas angustia en la población consciente : ¿ A donde podemos llegar ?. Llegaremos hasta donde las condiciones materiales de vida desaparezcan ; hasta el momento en que la sociedad implosione ; hasta que la confrontación ya sea inevitable, y se tenga que recurrir a una dictadura feroz que ponga orden dentro del caos e imponga la paz en medio de esta absurda ´´guerra´´ que nos ha destruido.Y es que ni condiciones hay para una guerra civil, pues no hay ni fuerzas, ni voluntad ni recursos para mantenerla. Tampoco hay ya espacio para crear un dialogo sino hay dialogantes con la suficiente autoridad moral como para ser reconocidos como tales ; pueden haber ´´mediadores´´ si las condiciones fuesen relativamente normales, que no es nuestro caso. Y es que hasta la oposición está destruida y su proceder lo que siembra es la desunión y los antagonismos mas irracionales que no se ajustan a los requerimientos y sacrificios del momento presente. Y el gobierno, en medio de una pavorosa corrupción, se encuentra dedicado de lleno a una rapiña como jamás se había visto en la historia de nuestro país. Hemos llegado a ese punto de inflexión donde el régimen está apostando a por el todo o nada´´. Es como si hubiese tomado la decisión de entrar en esa fase activa de ´´adelantar los tiempos´´ y acabar de liquidar toda resistencia opositora, pues está consciente que está prácticamente inerme y como los ejércitos vencidos, en desbandada.

    Los empresarios del sector privado están conscientes que el dilema de ´´tirar la toalla´´ o luchar hasta el final, constituye una decisión que habrán de tomar mas pronto que tarde. Y es que han entendido que lo político arropó lo económico y que no pueden continuar produciendo a pérdida. El parque industrial está destruido y obsoleto ; las pocas divisas que hay son de y para el Estado ; los proveedores extranjeros han cerrado el crédito y no pueden continuar subsidiando los bienes y servicios, materias primas y todo insumo necesario para continuar produciendo nacionalmente, aunque sea en cantidades mínimas. Hay un exceso de demanda que se ven imposibilitados de satisfacer porque su oferta es harto limitada y el acoso gubernamental está desbordado, no hay para donde coger ; y sin embargo, el mejor concejo es que no se rindan y que se involucren sin complejos en la búsqueda de alguna salida, que siempre la habrá. Todo, menos cerrar las empresas, dejar las puertas abiertas aunque sean de ´´adorno´´.

    No hay duda de que lo anterior es la realidad y lo demás es puro cuento. La situación está fuera de control y es muy grave, pero no podemos ´´echarnos a morir´´ y dejar que todo se vaya al garete. Hay que unir el país al precio que sea, y si políticos y gobierno no sirven, desechemoslos y busquemos a un nuevo líder, construyamos desde la nada algo nuevo y diferente que logre cohesionar la nación y resucite de nuevo la esperanza. Es mejor que se diga, ´´aquí murió y no que aquí corrió´´.

  3. El gobierno o antigobierno siempre diciendo y haciendo todo lo que no se debe hacer. La verdad, para tantos que no tienen tiempo o acceso a leer sobre nuestra situación, ni falta hace para ver y palpar estse caos. Resulta incomprensible que todavía haya quienes apoyen al régimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba