El Editorial

Venezuela ¿potencia olímpica?

Sin desmerecer el esfuerzo laudable de nuestros atletas participantes en las olimpiadas de Londres 2012 no podemos aceptar las desproporcionadas expresiones electorales del presidente Chávez cuando anunció y pronosticó el surgimiento de nuestro país como la nueva potencia deportiva internacional.

Es notable que Rubén Limardo haya conseguido una medalla de oro en esgrima, nuestra segunda medalla de oro en la historia de los juegos olímpicos. Sin embargo es bueno destacar que en el medallero olímpico estuvimos empatados con las isla caribeña de Grenada y con Bahamas, y por debajo una gran parte de los países de nuestra región, como Colombia,  México, Brasil y Trinidad y Tobago,  que mejoraron los resultados con respecto a las olimpiadas de Beijing.

Los triunfos deportivos  requieren dedicación a tiempo completo de los atletas así como el soporte  de los mejores entrenadores a nivel mundial y el apoyo inequívoco tanto del gobierno como del sector privado y por supuesto del público. El caso de la Vinotinto, hasta ahora, ha sido emblemático y debe ser la norma que rija la participación futura del país en todos los deportes. Se hubiera podido lograr mucho más trabajando de manera mancomunada con todas las gobernaciones de estados y las organizaciones deportivas independientes.

Venezuela triunfará ya  que tenemos excelentes y dedicados deportistas pero para lograrlo debemos volver a ser un solo país en el que los triunfos y los logros nos pertenezcan a todos sin distinciones de ningún género. La utilización que ha hecho el gobierno de la medalla de oro de Rubén Limardo es una afrenta a la dignidad de nuestros deportistas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba