El Editorial

Venezuela, ¿un país rico?

Un país es rico, no porque tenga recursos en el subsuelo, sino por su capacidad de producir riqueza a través del esfuerzo combinado de su gente.

Finlandia y Noruega, para dar solo dos ejemplos son , a pesar de tener ambos sólo 5 millones de habitantes, los países más productivos y prósperos del mundo. ¿Qué tienen en común estos países? Destinar una parte sustancial de sus presupuestos a la educación, incluso, en el caso de Finlandia, la profesión mejor pagada es la de maestro de preescolar.

Venezuela, por su lado, ha vivido del mito de que es un país rico por tener las reservas de petróleo más grandes del planeta, pero en realidad es un pobre país, porque su única fuente de ingresos es un recurso natural del subsuelo cuyo valor no depende de la capacidad empresarial de los venezolanos, sino de las fluctuaciones del mercado internacional.

No es un país rico porque su inversión en una educación de calidad ha ido menguando dramáticamente en los últimos 15 años, porque no puede garantizar a su población servicios gratuitos de salud que le permitan crecer sanamente, porque muchos de sus jóvenes no encuentran empleos adecuados para prosperar en la vida, porque cada año son asesinadas más de 25 mil personas.

Tener grandes reservas de petróleo no es necesariamente una bendición, porque lo único que esto ha logrado es convertirnos en un país rentista y no en un país productivo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. La verdad es que por donde se mire, el país es un auténtico desastre. Nada, absolutamente nada, funciona como debería ser. Y lo inexplicable de todo este asunto es que han pasado ya tres períodos gubernamentales y la situación se agrava cada vez mas, al punto de que la gente literalmente fallece de forma violenta o natural en una cola a la búsqueda de alimentos ; por falta de algún medicamento o simplemente por el alto grado de inseguridad. Y no es por falta de recursos, que los hubo en abundancia, sino por el uso que se les asignó y la manera como fueron administrados. Lo cierto es que la inversión y el gasto para crear una educación de calidad, brilló por su ausencia. Sí, se masificó, extendió y se ideologizó en función de un proyecto político ; pero la educación, como propiciadora de un cambio cultural positivo, desapareció. Ha sido la fuerza de la inercia y la falta de visión a futuro, la que impidió hacer de la educación un instrumento de mejoramiento de la calidad de vida y un factor de movilidad social. Sí, muchos egresados a todos los niveles, pero incompetentes hasta mas no poder.Nadie quiere esa camada de profesionales y técnicos a los que les aprueban desde la escuela la Física y las Matemáticas sin siquiera cursarlas.La educación es hoy en Venezuela una fábrica de títulos pero nada mas.Lamentablemente.

    Un país donde el Estado es incapaz de producir electricidad, alimentos, proporcionar un sistema de salud de calidad, podrá ser todo lo ´´revolucionario y socialista´´ que se quiera, pero no sirve para nada. Y es que si al ex Caudillo le hubiesen regalado todo el petroleo de Arabia Saudita, también hubiese quebrado. Y es que estos gobiernos de ´´maletín´´ que han transformado a Venezuela en un país ´´portátil´´ , nunca han justificado su existencia y ya hace mucho tiempo deberían haber desaparecido. Lo inaceptable es hacer de la anarquía y el caos parte inseparable de nuestra vida cotidiana y el haber tolerado ese habituarse a vivir entre la suciedad y el desorden. Nos hemos convertido en un gigantesco ´´Mercado Persa´´, lleno de baratijas inservibles, pero destacar por tener excelentes escuelas, universidades de prestigio y dotados de una cultura nacional sólida, nada de nada. Sin bibliotecas actualizadas, investigadores de primera linea, profesionales y técnicos integrados al aparato productivo público y privado, no podemos aspirar a integrarnos en un mundo sin fronteras y abierto al conocimiento. Creemos mas en ´´babalaos´´ que en el poder de la ciencia y las letras. . ¿ Qué pasará cuando los últimos profesionales y técnicos abandonen el país ? ; o, las pocas universidades de calidad mueran de mengua y nadie quiera ser educador, ni profesor universitario. ¿ Nos convertiremos en parásitos para vivir de las dádivas del Estado ?. Tenemos que cambiar, necesitamos crear un nuevo país fundamentado en valores diametralmente opuestos a los que conocimos. No nos queda otra o la degradación continuará hasta el límite de lo insoportable.

    Llegamos al punto de no retorno y ya está en nosotros ir a por un cambio radical que relance el país dándose una nueva oportunidad , o sencillamente perecer. Así de sencillo.

  2. Buenos días. Me auto invito solo para reafirmar en este espacio mi convicción, expresada a lo largo del tiempo que llevan los «pro castristas» administrando al país, esto es el resultado de un plan bien urdido en La Habana por Hugo Chávez Frías en combinación con Fidel Castro durante su permanencia allá, luego de salir de Yare. Maduro ha actuado tal cual lo hace el «fiel peón del rey» en el ajedrez: cumplir los mandatos de sus amos: el «pajarito» y los Castros, por ello estuvo tanto tiempo en el MRE. Lo lamentable es que algunos «líderes de la oposición» jamás lo hayan dicho por pensar en el cálculo electorero de la «masa» que apoya, cree y se desvive por resucitar a Chavez. A DIOS gracias, la situación vivida y por vivir, la que podríamos experimentar si se pierden las compuertas de la sindéresis de los criollos y el surgimiento de nuevos conductores de las sociedades, ajenos al «corre, ve y dile», «cuanto hay pa’ eso», «ponme donde haiga», «robar por hambre no es delito», «esa decisión es una plasta» y pare de contar, que a la mínima desviación sancionen aún a quien ejerza la máxima autoridad del país, comenzaremos a transitar nuevamente la ruta del progreso. Entre tanto los más capaces encontrarán nichos de trabajo en el exterior para crecer porque allá si le dan importancia a la excelencia y no a la mediocridad como la impulsó el moreno Isturiz. Punto redondo. ¡Ah! y no me digan que les cuente una de vaqueros porque ofenden. Uno se cansado de decirlo verbalmente, de redactarlo, de publicarlo, de razonar pero……….»el corazón tiene razones que la razón no» y por ello, no creen.

  3. Claro que es una bendición el dineral que recibimos por la venta de petróleo, para haber hecho un gran país
    en todo sentido. Con mucho menos ingresos bastante se logró hacer durante los 40 años de democracia. Ya
    sabemos lo que pasó con esos montos monumentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba