Mundo Empresarial

Cómo dejar de ser pere­zoso en siete pasos

La pereza es una desagrad­able aflic­ción que afecta a todo el mundo de vez en cuando. Todos se han pre­guntado alguna vez: «¿cómo puedo dejar de ser tan pere­zoso?»

La superación de la pereza, o la capaci­dad de hacer cosas que no quer­e­mos hacer, es una parte cru­cial para obtener el éxito. Las cosas sim­ple­mente se tienen que hacer y nosotros ase­gu­rarnos de hac­er­las o que de alguna forma se lleven a cabo. Cuando acep­ta­mos este hecho, vamos a tener que hacer tar­eas desagrad­ables, ya que esto ayuda a que sea mucho más fácil «apre­tarse el cin­turón» y hacer las tareas que sabe­mos que ten­dremos que hacer tarde o temprano. A con­tin­uación presentamos siete pasos para dejar la pereza a un lado:

1.- Organiza tu espacio

El aspecto más impor­tante para superar la pereza es ser orga­ni­zado. Muchas veces quer­e­mos hacer algo pro­duc­tivo, pero el desorden y la basura provocan que sea imposi­ble hacer nada y nos impide comen­zar nues­tras tar­eas. Un espa­cio agrad­able, limpio y orga­ni­zado de trabajo nos invita a ser pro­duc­tivos. En cambio, cuando vemos un lugar des­or­de­nado y destrozado nos dan ganas de quedarnos en el sofá. Toma unas horas de tu día para orga­ni­zar tu puesto de tra­bajo, tu com­puta­dora, tu habitación y todos los espa­cios en los que pases el tiempo.

2.- Haz una lista de tareas pendientes todas las noches antes de acostarte

Es impre­scindible escribir nues­tras metas para que podamos visu­alizar exac­ta­mente lo que hay que hacer. Cada noche, haz una lista de tar­eas pen­di­entes en un cuaderno o donde quieras y escribe las cosas que se deben lograr al día sigu­iente. Desde pequeñas tar­eas como ir al banco hasta las grandes tar­eas como ter­mi­nar proyec­tos gigan­tescos. Todo lo que hay que hacer tiene que ir en la lista de «cosas por hacer». Ninguna tarea es demasi­ado grande o demasi­ado pequeña para no incluirla en esta lista.

3.- Completa tu lista de tareas pendientes a primera hora, en la mañana

El fastidio es inmi­nente cuando sabe­mos que ten­emos que hacer algo, pero no quer­e­mos hac­erlo. La única man­era de deshac­erse de ese sen­timiento es empezar nues­tras tar­eas sin tanto rodeo. Nuestro consejo es que empieces siem­pre con la tarea más com­pli­cada, ya que, por lo gen­eral, requiere más tiempo. Por último dejas las tar­eas más fáciles o que requieren menos tiempo. Mien­tras más pienses en cuan tortuoso es hacer algo, más difí­cil será que lo lleves a cabo.

4.- Vístete de acuerdo a la ocasión

Un gran fac­tor que con­tribuye a la pereza es la forma como te vistes. El uso de un par de pan­talones cor­tos y san­dalias no hace que alguien quiera tra­ba­jar. Por el contrario, el uso de una camisa de botones bonita y una cor­bata nos hace sen­tir pro­duc­tivos. Te dan ganas de tener cosas para hacer. Hay que vestirse para el éxito, pues te da una men­tal­i­dad exi­tosa y pro­duc­tiva.

5.- Ten conciencia del tiempo

Todas las mañanas, ten en cuenta la hora en la que te lev­an­tas y la hora en la que empiezas a lle­var a cabo tus tar­eas. El hábito es lo que sep­ara al pere­zoso de una per­sona pro­duc­tiva. Cuando tienes una rutina y la llevas a cabo es fácil hacer las tar­eas cotid­i­anas.

Ini­cia una rutina, establece horar­ios especí­fi­cos para ini­ciar y lograr tus metas todos los días. Estar al tanto de la hora te hará cumplir tus tar­eas con facil­i­dad. Cuando en tu mente con­tro­las el tiempo que gas­tas haciendo tus activi­dades, te vuelves un admin­istrador de tu vida, la cual empezarás a orga­ni­zar, inclu­sive de forma inconsciente.

6.- Mantén un cuaderno

Lle­var un cuaderno es muy ben­efi­cioso. Una de las razones es que las ideas vienen a menudo a nosotros cuando esta­mos con­duciendo por la calle, cam­i­nando, sen­ta­dos en un tren o en otros lugares donde no esta­mos prepara­dos para actuar sobre estas ideas. Man­tener un cuaderno te per­mi­tirá ano­tar estas ideas, próx­i­mas tar­eas para hacer, y de esta forma ser mas orga­ni­za­dos.

7.- Ten un domingo perezoso

Ser pro­duc­tivo durante toda la sem­ana es una gran sen­sación. Después de tanta actividad está bien tomar un día de descanso, y no hay mejor día que un domingo. La may­oría de los nego­cios están cer­ra­dos ese día, por lo cual tú tam­bién puedes aprovechar para recar­gar energías y empezar un lunes lleno de vitalidad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar