Emprendimiento

¿Cómo será el mundo después del COVID-19?

A estas alturas, todos tenemos bien claro que la pandemia del coronavirus COVID-19 ha supuesto un punto de inflexión en la economía de todo el mundo, dado que la convulsión provocada por la crisis sanitaria ha llegado casi a paralizar la misma y el miedo se ha instalado en las mentes de muchas personas. En este artículo reflexionaremos acerca de la pandemia y de las consecuencias que puede traer para el grueso de la población

De dónde venimos

Desde mucho antes de que el COVID-19 apareciera en nuestras vidas, concretamente desde los inicios de la Edad Moderna, y a consecuencia de lo que los marxistas denominaron “acumulación originaria del capital”, el modo de de producir los bienes y servicios que las sociedades humanas necesitan para subsistir, aparte de otras cosas, se ha basado en el aprovechamiento de la fuerza de trabajo de las personas a cambio de un salario y ha recibido el nombre de capitalismo.

Este modo de producción, por seguir utilizando el lenguaje del marxismo, surgió en Europa occidental y se ha ido extendiendo a lo largo y ancho de todo el mundo con el objeto de obtener materias primas más baratas, una mano de obra menos costosa y, más recientemente, mercados para vender los bienes que se producen. A tal expansión se le conoce con el nombre de globalización.

Obviamente, este proceso globalizador ha supuesto una movilidad humana que nunca antes se había producido y que, aunque otras veces haya habido enfermedades que se han podido expandir por varios países, ha favorecido que a estas alturas el coronavirus esté presente en todo el mundo.

A dónde vamos

Con el objetivo de combatir al COVID-19, la mayoría de los países de lo que podríamos llamar mundo occidental, han optado por implantar medidas de confinamiento, por concentrar todo el poder y por dotar a sus cuerpos policiales de unas prerrogativas extraordinarias, dado que era necesario limitar la movilidad de las personas y esto sólo es posible de esta manera. Además, hay países que han establecido sistemas de vigilancia de la población utilizando las nuevas tecnologías, hemos visto cómo muchas fronteras se han cerrado para evitar la propagación del virus e incluso periodos en los que la actividad económica de algunas zonas se ha visto completamente paralizada. 

Es decir, que se ha dado una situación excepcional y que ha llevado a los países a poner en marcha políticas casi de guerra, siendo especialmente ilustrativa la declaración del Estado de alarma por parte del Gobierno español.

Ahora bien, aunque está claro que el grueso de esas políticas de excepción tienen un carácter limitado en el tiempo, no lo está tanto que la excepcionalidad de la que hablamos pueda adjudicarse a todas ellas, siendo posible que algunas de las medidas que los gobiernos han tomado puedan durar mucho más que el peligro que supone la pandemia propiamente dicha.

No en vano, nadie puede saber a ciencia cierta hasta cuándo va a llegar el espionaje del Gobierno de Corea del Sur a sus ciudadanos a través de los teléfonos móviles, si las medidas que ha tomado el nuestro para la admisión de los turistas van a ser más duraderas de lo que podría parecer a priori, hasta qué punto se va a normalizar la restricción de los movimientos a la que hemos estado sometidos (y, previsiblemente, volveremos a estarlo en el caso de que haya rebrotes) o si va a haber países que utilicen la pandemia para poner en marcha políticas arancelarias con las importaciones.

En cualquier caso, lo que está claro es que el mundo ha cambiado a raíz del COVID-19 y que, a menos que los ciudadanos hagan fuerza por evitarlo, es posible que muchas de las medidas que han sido necesarias para contenerlo, tomen un cariz muy distinto al inicial. Así que es necesario seguir vigilando para que en ningún caso veamos recortadas nuestras libertades y el “Estado de Derecho” sea algo más que un juego de palabras.


Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar