Mundo Empresarial

Emprendedores, ¿innovadores por naturaleza?

En el cuestionario que respondieron las empresas participantes de la más reciente edición de Las 30 promesas de negocios Forbes, se solicitaron datos sobre cuánto invertían en innovación (investigación y desarrollo) y sobre cuál había sido su último proceso enfocado en esta materia.

Casi 80% de todas las que participaron invertían en I+D; de las 30 seleccionadas todas invierten en este rubro. ¿Qué llamó la atención? 50% de las 30 promesas consideran que invertir en innovación es adquirir equipo, por ejemplo de cómputo, software, ofrecer algún tipo de capacitación o incluso tener nuevos espacios de trabajo.

Las otras 15 empresas sí desarrollaron nuevas tecnologías, descubrieron nuevos materiales, desarrollaron software o pusieron nuevos productos propios en el mercado. ¿Está mal? No, pero quizá no es lo deseable.

De acuerdo con el estudio El emprendimiento en América Latina, publicado por el Banco Mundial en 2014, las empresas de la región crecen lentamente, en parte, por la falta de innovación: «Las empresas de Latinoamérica y el Caribe introducen productos nuevos con menos frecuencia que las empresas de otras economías similares, la gestión de los emprendedores de gama alta suele estar lejos de las mejores prácticas en el ámbito global, las empresas invierten poco en I+D y la actividad en materia de patentes está claramente por debajo de los niveles de referencia», dice el estudio.

Algunos de los factores que influyen son las habilidades de los emprendedores y aspectos externos a las empresas, como el entorno comercial y la falta de contacto con otros países. Es de llamar la atención que los emprendedores exportadores de la región LAC reaccionan de manera positiva frente a casos de crisis, son capaces de abrir incluso nuevas compañías, desarrollan productos y con mayor facilidad penetran en nuevos mercados.

Para Rohan Malik, líder global de mercados emergentes de Ernst and Young, el gobierno debería impulsar, por ejemplo, la creación de visas para emprendedores con la intención de intercambiar conocimiento, aprender sobre otros mercados y encontrar oportunidades de negocio.

La firma EY publicó este año el estudio From classroom to boardroom, creating a culture for high-impact entrepreneurship, en que justamente recomienda cinco pilares para fomentar el emprendimiento de alto impacto:

  1. Crear la visa multilateral entre los emprendedores de países del G-20.
  2. Fomentar redes internas de trabajo.
  3. Inculcar el emprendimiento desde edades muy tempranas.
  4. Fomentar los programas de emprendimiento.
  5. Enfocarse en los emprendimientos de calidad y establecer programas longitudinales que vinculen la cultura del emprendimiento con la educación.

La educación juega un papel crucial. Sin embargo, los programas educativos actuales no fomentan el emprendimiento; en el mejor de los casos existirán algunas materias a nivel superior que den atisbos sobre el tema.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba