Emprendimiento

Emprendimiento: ¿Agrandar la torta o poner la torta? ¡Tú Eliges!

Por Rogelio Queijeiro Taboada

Recientemente tuve la oportunidad de hacer una sesión de trabajo que, como no pocas veces en estas lides, trajo a mi memoria aquel proverbio ruso que reza: «No culpes al espejo por tu cara torcida».

Tal como allí se expresa, nuestra felicidad o infelicidad son enteramente el reflejo del equilibrio entre las buenas y las malas causas acumuladas en nuestro giro empresarial. Como emprendedores, este mensaje es un más que un simple recordatorio.

El éxito comienza con aceptar la responsabilidad total de tu vida como emprendedor, y tu papel en esas relaciones con el entorno. En mis Talleres de Formación para Emprendedores, trato de enseñar que en toda negociación, el tamaño de la “torta” no es fijo, y que podemos agrandarlo para beneficio de todos.

El título de nuestra entrega de hoy: «Emprendimiento: ¿Agrandar la torta o poner la torta? ¡Tú Eliges!» hace referencia justamente a un caso típico y emblemático de lo que entendemos como la reticencia a la formalización empresarial. John F. Kennedy dijo en un oportunidad:

«Existen costos y riesgos para una acción programada, pero son mucho menores que los riesgos y los costos de una cómoda inacción, a largo plazo».

Es el caso de la “señora Dulce”, a quien llamaremos así, no precisamente por su carácter y buen hacer, sino por sus actuaciones como emprendedora. Después de algo más de un lustro haciendo repostería casera por encargo, de haber conquistado una pequeña cuota en un mercado tan altamente contestado, a través del “Boca a Boca” y, de haber invertido cierto capital en maquinaria y equipos, y de poseer un “activo intangible” (una “marca” que no ha registrado y el diseño de un “Logo” sin registro), decide consultarnos sobre las acciones para su formalización y estructuración.

Naturalmente, somos muy conscientes que toda “señora Dulce”, es aquella consagra con dedicación y esmero, su tiempo y esfuerzo, a lo que entiende es “su pasión”, y es en principio, una emprendedora en potencia.

Dar el paso para la transición a una empresa consolidada y estructurada, es lo que distingue a la “señora Dulce” del resto de los emprendedores. Ella prefiere el “Dolce Fare Niente”, y procrastinar una y otra vez la tarea de perseguir su sueño empresarial, para seguir siendo la “señora que hace tortas”.

No escapa entonces de mi mente la enseñanza del Sensei Daisaku Ikeda, quien nos dice:

“A menos que vivamos con plenitud en este preciso momento y no, en algún otro en el futuro, nunca lograremos concretar una auténtica realización en nuestra vida. En lugar de postergar las cosas para más adelante, deben encontrarle sentido a la vida ahora, pensando y haciendo lo que es más importante en este preciso momento, exactamente donde estamos, encendiendo apasionadas llamas en nuestro corazón y haciendo arder nuestra vida. De otro modo, no podemos vivir una existencia estimulante”.

En nuestra entrega de hoy, queremos compartir con ustedes nuestras experiencias y algunas reflexiones, destacando que, en primer lugar, es sumamente difícil dar un diagnóstico negativo a estos “emprendedores” como la “señora Dulce”, sin desencadenar una reacción defensiva.

Nunca he sido bueno “endulzando” valga para este ejemplo, desde que comencé en esto. Soy muy bueno en el análisis de un escenario de negocios, pero nunca fui bueno “endulcorando” los “ácidos” comentarios. Suelo comenzar por decir a quienes buscan mi asesoría, que es un ejercicio de sinceridad.

No voy a decirles “lo que quieren oír”; digo aquello que necesitan escuchar, y aquello que necesitan definir en su emprendimiento, por esto, en ocasiones suelo lastimar algunos “egos”.

Siempre hay emprendedores que aceptan de buena manera nuestro enfoque y nos permiten ‘criticar’ sus empresas, y aceptando nuestras recomendaciones han mejorado. No tengo la deliberada intención de ofender, eso sería absurdo, pero, si no estás abierto a las críticas de tu emprendimiento y tu gestión, te condenas al estancamiento.

El aprendizaje basado en casos de estudio y la mentoría funcionan muy bien, en la mayoría de los casos. Hoy tengo la suerte de ver emprendedores tomando buenas decisiones, basadas en recomendaciones y lo que han aprendido.

Otro asunto siempre está presente en la mente de los emprendedores es el uso de las redes sociales, y sus espléndidos resultados. Resulta complicado, a veces, dar un mensaje contrario a la “exageración” del uso las Redes Sociales como medios de comunicación, mercadeo y promoción.

El emprendedor transforma ideas en realidadesLa “señora Dulce” suele contestar: “Es que a mi me gusta verle el queso a la tostada”, pensando que por el solo hecho de tener unas cuantas fotos en Instagram, sus ventas se van a catapultar a la estratósfera. No señora Dulce. No es así como funcionan. Todo emprendimiento requiere del uso de medios para su promoción y mercadeo, pero no enloquezcan con percepciones desproporcionadas.

La instantaneidad es una caractarística de los preparados industriales que no aplican para el caso.

Los expertos señalan que las redes sociales ya no son sólo espacios para promocionar las páginas web, sino que son espacios para compartir experiencias.

Es decir, que es importante que tus redes sociales sirvan no solamente para orientar su contenido al servicio o producto que ofreces, sino que además deben ser un escenario para compartir las experiencias de nuestros clientes, una vez que han probado nuestro producto o servicio. Debes evitar lo que se ha denominado “las 3 íes” (Impaciencia, Inmediatez e Infidelidad).

Los empresarios como la “señora Dulce” piensan que pueden recaudar millones y obtener miles de millones sin un modelo de negocio. Como Asesores y Mentores, sabemos que eso o es cierto. No creemos eso. Nuestra metodología es una estrategia inicial de arranque, con énfasis en el Modelo de Negocio y la Monetización. Las especulaciones son solo eso, “espejismos”.

Construir una empresa sostenible en el tiempo, y rentable es como participar en un “Maratón”: requiere entrenamiento constante, dedicación, tiempo, esfuerzo, alimentación sana, hidratación correcta, y sobre todo, constancia y fuerza de voluntad. La “señora Dulce” cree que es instantáneo como su mezcla de chocolate y leche. No, eso no es así. Hacemos bien en señalarlo pues solo con un Modelo de Negocio y con aquellos empresarios que están dispuestos a enfrentar el Maratón, y sean realistas sobre cuáles pueden ser los resultados, funcionará la formalización empresarial.

Otra reflexión que considero importante para compartir en este espacio, el valor de tu idea es importante, tu paranoia no lo es. Algunos emprendedores dedican toda su energía al “secreto” y “la confidencialidad”. No hacen nada relevante para avanzar en lo relativo a su formalización o estructuración porque siempre están ocupados “protegiendo” sus ideas.

La “idea” es necesaria, pero no suficiente. La estrategia y la acción planificada son realmente lo que impulsa el éxito.

Otra gran obsesión frecuente es la financiación. La publicidad de las entidades financieras está destinada a ello, a contribuir con tu obsesión sobre el tema. Es un tema peligroso para un emprendedor que sueña con millones en inversiones, si su proyecto no es suceptible de ser financiado. Hay que entender que no todos los proyectos lo son. Muchos empresarios se enfadan al decirles esto. De nuevo, es la cara torcida en el espejo.emprendimiento-ideas-foto pixabay

Debo destacar otra reflexión importante: la importancia del posicionamiento. La mayoría de los emprendedores no lo hacen bien. La “señora Dulce” simplemente no lo entiende. En marketing, posicionamiento es el lugar que ocupa la imagen de nuestra marca, producto, servicio o empresa en la mente del consumidor.

Este posicionamiento se construye a partir de la percepción que tiene el consumidor de nuestra marca de forma individual y respecto a la competencia. La estrategia de posicionamiento es un proceso cuyo objetivo es llevar nuestra marca, empresa o producto desde su imagen actual a la imagen que deseamos. Es una de las áreas clave donde podemos agregar valor. Es también una de mis fortalezas como Asesor.

A título personal, creo que algunas personas como la “señora Dulce”, simplemente no tienen lo que se necesita y seguirán siendo “Señoras que hacen Tortas”, y nunca Empresarias generando empleos de calidad, ni estructuras económicas que aporten al crecimiento del tejido empresarial. El emprendimiento no es apto para todos. Tampoco los Maratones.

Finalmente, creo firmemente en la importancia de la honestidad. Observo con mucha cautela que existen muchos “gurús” deshonestos, y mentores, asesores, que en los medios de comunicación, prometen a los emprendedores cosas imposibles en tiempos irreales.

Siempre he tratado de hacer una labor pedagógica, realista y honesta. Ser un aporte para que los emprendedores puedan aprender. No prometo éxito sin trabajo duro, pero algunas veces, nos encontramos con quienes se acercan con expectativas que no se pueden materializar.

En ocasiones también, las menos afortunadamente, hay quienes piensan que el conocimiento y las asesorías y mentorías son gratuitas. Para todos ellos, mis más sinceras disculpas, pero no soy Harry Potter: No tengo rimbombántes Conjuros Mágicos en latín, ni pócimas maravillosas, ni varita mágica. Lo que si tengo es un espejo, para mostrarte tu mejor cara, tu cara de Emprendedor Formal, y si ves una cara torcida, recuerda: no culpes al espejo.

*Sobre Rogelio Queijeiro Taboada

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar