Mundo Empresarial

La cuarta revolución industrial, el tiempo de los humanos

Por Carlos Vicente Guerra
@carlosvguerra

La humanidad está viviendo uno de los momentos más increíbles de su existencia. Estamos en presencia de cambios cosmo-sonico-de-sc3baper-sc3b3nico-george-jetsontrascendentales en cuanto a la manera como nos comunicamos e interactuamos y las relaciones de trabajo están dando un verdadero giro.

Ya los Supersónicos, aquella comiquita vespertina de Hanna Barbera, está desfasada. Todo lo que allí veíamos como sueños futuristas se convirtieron en una realidad cotidiana.

Se configura un nuevo escenario que trae consigo profundos cambios, retos y, por supuesto, temor. Pero tranquilos, no hay que alarmarse, los seres humanos nos adaptamos, nuestra tribu sobrevivirá.
Cómo llegamos aquí

Cómo llegamos aquí

El Foro Económico Mundial (FEM) describe las tres primeras revoluciones industriales de manera sucinta, pero concreta:

“La primera Revolución Industrial usó agua y vapor para mecanizar la producción. La segunda usó electricidad para desarrollar la producción en masas. La tercera usó la electrónica y las tecnologías de la información para automatizar la producción. Ahora, una cuarta Revolución Industrial se está construyendo sobre la tercera, la Revolución Digital. Esta nueva etapa ha estado ocurriendo desde la mitad del siglo pasado y está caracterizada por una fusión de tecnologías que hacen difícil diferenciar las fronteras que separan lo físico, lo digital y lo biológico”.

Esta fusión física, digital y biológica está impactando todos los terrenos del desenvolvimiento humano, crea profundos cambios en las economías y las industrias, e incluso en la manera de vernos como seres humanos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Si bien estas nuevas realidades están logrando niveles de interconexión nunca vistos y avances en las áreas de la robótica, que podemos ver de manera positiva, también están creando algunas preocupaciones.

El profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, ha estado en el centro de las discusiones sobre la Cuarta Revolución Industrial.

En su opinión, estamos en el principio de una revolución que cambiará profundamente la manera en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros, en una escala global y sin fronteras.

Schwab también expresa sus preocupaciones con respecto a cómo asumiremos los cambios:

“Las organizaciones, tal vez, sean incapaces de adaptarse; los gobiernos podrían fallar en el empleo y regulación de las nuevas tecnologías para capturar sus beneficios; los cambios de poder crearán importantes problemas de seguridad; la desigualdad podría crecer; y finalmente, las sociedades podrían fragmentarse”.

Lo importante, resalta Schwab, es que los gobiernos y los ciudadanos, juntos, tienen el control de las nuevas oportunidades que se nos presentan.

Debemos colocar a la gente de primero, entender y recordarnos constantemente, que estas nuevas tecnologías son, antes que nada, herramientas hechas por los hombres para estar al servicio de los hombres.

Los humanos somos la revolución

En lo que coinciden todos los líderes mundiales, intelectuales y estudiosos de los cambios que estamos viviendo, es que esta Cuarta Revolución Industrial, a pesar de estar centrada en los desarrollos tecnológicos y la robótica, es una revolución profundamente humana, en el sentido que todos estos esfuerzos buscan mejorar y asegurar nuestra supervivencia sobre la tierra.

Entre las principales preocupaciones que mueven a las organizaciones que están trabajando este fenómeno, se encuentran, la cura de las enfermedades que afectan a los seres humanos a través de la nanotecnología y la robótica; la producción más eficiente de alimentos para asumir los retos de la sobrepoblación mundial; los desarrollos más sustentables de medios de transporte, comunicación y generación de energía y el desarrollo del genoma digital, entre otras.

De manera que, como solicita el profesor Schwab, parecemos bien enfocados en utilizar esta revolución para el beneficio de la humanidad. Estamos atacando los principales problemas que la aquejan y parecemos conscientes que existen retos morales que atender.

De resto, estamos como desde el principio de la humanidad, expuestos al dilema darwiniano de adaptarnos o morir y, con toda seguridad, nos adaptaremos.

Fuentes: weforum.org; salud.univision.com y Canal de Youtube World Economic Forum
Fotos: Pixabay y Hanna Barbera

Leer más en insightexplosion.wordpress.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba