Mundo Empresarial

La generación “Ven”, el nuevo gerente venezolano

Por: Gerardo Urdaneta

Uno de los retos más importantes a los que nos enfrentamos como país, es la gestión del cambio transgeneracional. Hagamos un breve ejercicio de reflexión y pensemos por un momento en lo que seremos como sociedad dentro de 10 años: ¿cómo será la generación de líderes?, ¿cómo serán sus estilos e ideología?, ¿cómo serán los jóvenes que acudirán a nuestras universidades?, ¿cómo manejaremos el miedo y frustración de los años anteriores?, ¿Qué consecuencias traerá en 10 años la alimentación y los sistemas de salud actuales?, ¿cómo superaremos la indolencia actual acerca del valor de la vida y el respeto de los derechos ciudadanos?, ¿será que ya creeremos en la justicia?, ¿será que en 10 años superaremos la división ideológica que, como sociedad, enfrentamos hoy?

La historia de Venezuela ha sido cíclica, compleja, llena de escenarios políticos que han predominado por encima de las bondades de un país lleno de riquezas, de paisajes únicos en el mundo, de gente trabajadora y convencida de salir adelante ante las más complejas circunstancias.

Ante una nueva generación de líderes jóvenes que hoy se aventuran a la carrera política, es necesario exigir el renacimiento del carácter político como instrumento de poder para resolver conflictos en la sociedad, no para crearlos.

Del sueño a la realidad

Si deseamos una sociedad diferente, de encuentro, de desarrollo y evolución, debemos exigir más liderazgo gerencial y técnico. Debemos exigir más información durante las campañas políticas, acerca de la trayectoria, ética, vocación y habilidades socializadoras de los candidatos que elegiremos en el futuro cercano a través del poder del voto que con carácter casi sagrado nos facilita la constitución. Solo de esa manera, lograremos ser asertivos para dejar de elegir a “ciegas” por las tendencias de los colores partidistas o de la “ceguera voluntaria” y casi masoquista de ideologías que ya fracasaron en la historia. Este año será clave para elegir a los nuevos gobernantes, y en este sentido, debemos poner a prueba nuestra capacidad de exigir buenos líderes para facilitar la transformación.

Es el momento de hacer

Tenemos mucho por hacer desde cada casa, desde cada familia, desde cada puesto de trabajo. El rescate de las comunidades y de los valores debe tener un peso importante en nuestra venezolanidad. Es necesario recuperar la narrativa conciliadora, que premia el esfuerzo, que estimula la conducta positiva de los ciudadanos y retoma el respeto a la vida con justicia y credibilidad en los poderes públicos. Cambiar el viejo paradigma de la “viveza criolla”, por el “venezolano moderno”, que cuida, que siente identidad y pasión por su país, que respeta las normas, que apuesta al bienestar colectivo y que, en vez de adular a los gobernantes, les exige ética, gerencia y planificación en beneficio de las comunidades.

Dejar de autodenominarnos “pueblo” para elevar nuestro carácter social y ser respetados como ciudadanos.

Actuar con mayor conciencia gerencial y apostar al nuevo pensamiento que limpie los  escombros absolutistas, que bañe las calles de optimismo y regrese la sonrisa a los rostros de millones de venezolanos que solo deseamos paz, bienestar, convivencia, respeto, evolución y credibilidad en un sistema que nos permita crecer como sociedad y enaltecer lo hecho en Venezuela.

Todos somos líderes

Cada uno de nosotros debe asumir el nuevo liderazgo. Tender puentes de entendimiento e intersección de talentos para que la generación de relevo, esa población joven que lleva 18 años “sobreviviendo”, o sorteando las contradicciones de un entorno en el que hacer las cosas bien te evalúa mal. Jóvenes que dentro de 10 años serán los gerentes y líderes del sector empresarial, y que esperan de nosotros la entrega de un testigo limpio y que facilite la continuidad organizacional para llevarnos al progreso como meta.

La sociedad como ejemplo macro de organización, actúa como un gran ecosistema al que debemos esforzarnos por cuidar y facilitar las condiciones mínimas para que florezca la vida y se asegure la creación de bienestar y felicidad.

Nuevo paradigma migratorio facilitará la creación de valor futuro

Dejar de ver al que se fue de Venezuela como un “traidor” o al que se quedó como un “pendejo”.

Comprender que los que se fueron tenían sus razones legítimas de buscar un horizonte sin miedo, y que al regresar (como estoy seguro que lo harán cuando todo cambie), podrán aportarnos sus experiencias en su transitar por otras culturas, otras manera de hacer las cosas, otros paradigmas de transformación. Comprender que los que nos quedamos, tuvimos como plan “B”, ponerle más empeño al plan “A”, y madurar con convicción para acelerar el proceso de cambio que tanta falta le hacía a nuestro país.

Creo profundamente que del encuentro de estas dos tendencias (los que se fueron y los que nos quedamos) nacerá en unos años el nuevo venezolano que se aferrara, cada vez con más obstinación, a la idea de mantener un país en paz, una nación unida que ni se  sorprenderá con lo imposible y no se distraerá con los entretelones de los viejos esquemas políticos. Una nueva generación “Ven” de líderes que harán lo que sea por evitar nuevas pesadillas colectivas, negándose a la “gula” ideológica y fortaleciendo cada vez más el pensamiento creativo e innovador para reconstruir un sector productivo, que traerá grandes satisfacciones y prosperidad para la población.

10 años pareciera mucho tiempo, pero debemos comenzar hoy, o siempre será tarde.

Cuando cada ciudadano sea tratado como un cliente al que le debemos lealtad, buena atención, servicio y calidad, sin ser discriminado por su estrato socio económico, entonces comenzaremos ver muestras de que lo estamos logrando, y una nueva generación de líderes estará dando un paso al frente, de lo contrario, seguiremos en un largo y complicado sueño de sobresaltos y sensación de vacío.

Es tiempo de dejar de hacer “Economía política”, para hacer verdaderas “Políticas económicas. Es tiempo de dejar de hacer “Gerencia política”, para practicar verdaderas “Políticas gerenciales” en pro del desarrollo de las empresas y de las instituciones.

Será hasta una próxima entrega, para seguir compartiendo más acerca del apasionante mundo de la innovación y el desarrollo de la capacidad adaptativa empresarial.

¡Lo mejor es lo que viene!

Gerardo Urdaneta

CEO & Founder de ATXA Innovación Empresarial, C.A.

Especialista en Innovación, Coach & NBI Practitioner.

Twitter: @Gurdaneta3

Linkedin: https://ve.linkedin.com/in/gurdaneta3

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba