Mundo Empresarial

Loveat: una opción para comer wraps y arepas gourmet

Reina Pepiada, Capresa y asado negro ya no son rellenos exclusivos para las arepas. El restaurant Loveat presenta un nuevo concepto en el que extrapola este criterio y lo incluye como complemento de wraps o lo presenta simplemente como una deliciosa ensalada.

Es así como este rincón ubicado en el centro comercial Centro Plaza, en Los Palos Grandes, enamora al paladar de cualquier comensal y convierte comidas de fácil preparación en toda una experiencia gourmet.

Antonio Rignanese Pellegrino, dueño de Loveat, conversó con Analítica.com y explicó de qué manera una persona que viene de una familia de emprendedores continuó el mismo ejemplo y comenzó su propio negocio de comida, aún cuando las condiciones iniciales no eran, en apariencia, las más favorables para ello.

—¿Cómo nació Loveat?

—Anteriormente yo tenía otro negocio gourmet de venta de arepas. Luego de dos años con él, decidí venderlo y montar otro con un concepto un poco más moderno, en el que no solamente se pudiera comer arepas, sino que también incluyera wraps y ensaladas. La intención era poder destacar los rellenos criollos en comidas más internacionales, como son los wraps. Era una iniciativa completamente novedosa, esto nunca antes se visto.

Tardé un año y medio en poder abrir Loveat, pero finalmente lo logramos en febrero del año pasado. Evidentemente el inicio no fue sencillo. Ninguno lo es. Para empezar, no estamos en un sitio privilegiado del centro comercial, el local tampoco es muy grande.

La inversión fue muy grande para mí porque tenía que remodelar completamente un local que anteriormente era una perfumería para acondicionarlo y convertirlo en un buen restaurante, además, tenía que buscar todos los permisos. Fue una época dura, pero quise apostarle al país porque sé que esto va a mejorar en algún momento. Poco a poco hemos ido levantando nuestro punto y hemos ofrecido productos de calidad y a precios razonables.

—¿Cuáles fueron tus mayores obstáculos?

—Definitivamente el mayor de todos los retos fue que durante el tiempo que estuve haciendo los preparativos para montar el negocio no estaba obteniendo ningún ingreso. Es por ello que tenía que hacer todos los trámites muy rápido. No podía pagarle mucho dinero a alguien que pudiera hacerme eso, por lo que tuve que meterme yo muchísimo en el proyecto.

El tema de la permisología también fue un poco engorroso. Fueron cosas que fuimos aprendiendo y resolviendo en el camino.

 —¿Cuáles son los objetivos del negocio para este 2015?

—Yo creo que este va a ser un año muy complicado, por lo tanto, mi mayor objetivo es, definitivamente, mantener volumen. Y con mantener volumen, no me refiero a bolívares, sino a ventas, a comidas. Actualmente estamos vendiendo un aproximado de 70 arepas, 20 wraps y 15 ensaladas al día, y si mantenemos eso para finales de año, yo estaré tranquilo.

—¿Qué es lo que más venden?

—El fuerte siguen siendo las arepas. La que más piden es la Reina pepiada. La capresa y asado negro también son muy solicitadas. Finalmente, el omelette también sale bastante.

Nuestra mayor afluencia de clientes al local es en la mañana y al mediodía. Ya en la tarde las ventas son más flojas.

—¿Cuáles son los planes de crecimiento para Loveat?

—El propósito de este negocio no es solo quedarnos con este local, sino hacer una cocina centralizada que nos permita tener varios satélites. Es lo que queremos en el futuro.

Por ahora, queremos estabilizarnos solo en Caracas. Queremos abrir un restaurante más pequeño, que sea una versión rápida y con menos opciones que este. Pensamos en un kiosko en un centro comercial, o algo parecido.

Como nuestra intención inicial es que nuestro restaurante actual sirva como cocina central para ese, lo ideal es que el otro esté en una zona cercana. El Rosal o La Castellana son dos opciones muy buenas para esto.

—¿Cuántas horas al día dedicas a tu negocio?

—Aproximadamente entre unas 15 y 18 horas desde el momento que llego al negocio. A las 5:30 de la mañana ya yo estoy aquí y me voy siempre a eso de las 8:00 pm.

—¿Cómo haces con los proveedores?

—Bueno, por ejemplo con la harina Pan no me he visto afectado porque Empresas Polar me despacha siempre a tiempo. En cambio, para conseguir otros productos como la leche, la carne, el pollo, o el atún, es mucho más difícil. Estas cosas no las pago a precio regulado, sino a un costo mucho más elevado. Es un tema bastante complicado, pero con lo que hemos aprendido a buscar nuevas opciones.

—¿Y con todos esos obstábulos, has pensado en migrar alguna vez?

—Lo pensé en algún momento. Incluso mucho antes de abrir el restaurante que tenía antes de Loveat. Sin embargo, yo apuesto en mi país, yo sé que esto va a pasar, va a mejorar. Es una situación que no puede ser eterna y, cuando salgamos de todo esto, quienes ahorita fortalezcamos nuestros propios proyectos estaremos un paso adelantados.

—¿Qué consejo le darías a una persona que quiera emprender un nuevo negocio?

—Primero, que lo haga. Que no lo deje simplemente en ese pensamiento de hacer algo y nada más. Que lo haga y se apoye en gente que tenga experiencia en el área en la que se va a desarrollar.

Si hay algo que aprendí en este tiempo es que empezar solo y sin experiencia de ningún tipo es complicado. El tema de los permisos, de conseguir el local que mejor te convenga y todo lo que tiene que ver con el negocio que quieres emprender se aprende poco a poco, pero es necesario que te apoyes en alguien que haya tenido una experiencia previa en lo que quieres hacer o, por lo menos, algo parecido.

Este es mi segundo negocio, el anterior lo compré funcionando. En aquél momento no tenía idea de cómo se hacía nada. Fui aprendiendo sobre la marcha y eso me dio herramientas suficientes para comenzar con Loveat. Sin embargo, todo hubiese sido mucho más sencillo si hubiese tenido una buena guía desde un principio.

—De no haber montado una arepera, ¿qué hubieses hecho?

—No lo sé. A lo mejor algún otro tipo de restaurante. La comida me gusta.

—¿Cuáles consideras que son tus claves para el éxito?

—Trabajo, constancia y querer lo que estás haciendo. Eso último es lo más importante: querer lo que estás haciendo, creer en ello y aceptar críticas. Si es necesario hacer algún cambio, es importante saber reconocerlo y hacerlo.

 

Loveat
Loveat
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba