Noti-Tips

Alicia Estrada, de costurera familiar a diseñadora de estrellas

Alicia Estrada comenzó remendando la ropa de sus nueve hermanos en un modesto hogar de origen mexicano en California, y hoy preside una firma, Stop Staring, que ella misma fundó y que viste a estrellas como Paris Hilton, Britney Spears, Christina Aguilera o las hermanas Kardashian.

«Honestamente creo que los latinos somos gente con mucho estilo», dijo a Efe Alicia Estrada, presidenta y fundadora de la empresa Stop Staring, sobre el que considera uno de los secretos de su éxito como diseñadora, con portadas en revistas como Vogue, Marie Claire o People.

Empezó en su casa, en Long Beach, donde arreglaba la ropa de sus familiares y en la que desarrolló un talento que luego se convirtió en su medio de vida.

«Cada semana mis hermanas y yo teníamos nuevas prendas que yo creaba, probablemente salidas de la necesidad. Fue para que no dijeran que usaba lo mismo que ellas que me volví creativa», explicó.

Pero su vocación no comenzó a hacerse realidad hasta que un profesor la animó a que persiguiera sus sueños en el mundo de la moda.

«Con menos de un año y medio para recibir mi título como contable, (este profesor) me convenció de apuntarme a un programa de modas en el Long Beach City College, y una vez allí todo fue fácil porque ya sabía hacer de todo y además muy divertido», indicó.

Su labor familiar se convirtió entonces en una pasión que ponía en práctica con materiales innovadores como cortinas de baño.

De ahí nació Stop Staring (Dejen de mirar), un letrero que colocó en broma en sus prendas y que terminó convirtiéndose en una excusa para entablar conversación sobre lo que más le gusta: la moda.

Su despegue como empresaria y artista llegó después de enfrentarse sus demonios creativos y hacer «las paces» con la profunda conciencia católica que le inculcaron en casa.

«Diseñaba cosas sexy para mis hermanas, como de los noventa, con minifaldas y esas cosas, pero un día, rezando, supe que tendría que cambiar mi estilo. A las pocas semanas tuve el sueño de que mis hermanas y yo usábamos unos vestidos de los cincuenta, clásicos y también sexy», dice.

Y aunque inicialmente pensó que una moda inspirada en las películas de la época de oro del cine mexicano, y de figuras como María Félix y Dolores del Río, no llegaría a las audiencias angelinas, decidió seguir la ruta de su corazón.

«El dueño de una boutique de (la calle) Melrose, muy de moda en su época, me vio a mí y a mis hermanas con esos vestidos a la salida de un bar y nos preguntó dónde los habíamos conseguido. Nos dio su tarjeta y unos meses después estaba ya vendiendo mis vestidos en su boutique», recordó.

Tras la tienda de Melrose luego vinieron dos, cinco y diez comercios más que vendían sus prendas, en una progresión que Estrada califica como algo «enviado del cielo», pero en la que todavía faltaba «algo».

«Yo aún trataba de aprender para quizás empezar mi negocio más adelante. Quería trabajar para alguien y lo solicité en miles de sitios pero nadie me daba una oportunidad. Yo sabía que tenía este talento y que podía cortar y coser un vestido de calidad en menos de dos horas, pero fue ahí que Dios me reveló que yo iba a ser la que iba a proveer los trabajos», afirma.

Hoy en día, tras 16 años de historia, Stop Staring distribuye a cientos de tiendas en California y el mundo entero, para lo cual cuenta con cuarenta empleados directos y cientos de asociados y contratistas, que se benefician directamente de su firma. EFE

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba