Noti-TipsTendencias

General Electric ayuda al tratamiento del Parkinson

Gracias a los avances tecnológicos, la inversión en la salud y los buenos hábitos de vida, se ha incrementado la expectativa de vida de la población a nivel mundial. Sin embargo, en el año 2013, se estimó que casi 6.3 millones de personas alrededor del mundo sufren de Parkinson y, de acuerdo a la OMS, se espera que dicha cifra se duplique en los próximos 20 años. Es por esta razón queGE Healthcare se unió a organizaciones y expertos de la industria de la salud para poner en marcha una campaña que promueva la detección e intervención temprana de los desórdenes neurológicos.

La campaña de GE, denominada MIND por su nombre en inglés Make an impact on Neurological Disorders (Logra un Impacto en los Desórdenes Neurológicos, en español) surgió con el objetivo de desarrollar intervenciones no médicas que mejoren la calidad de vida de quienes sufren desórdenes neurológicos y optimicen la labor de sus cuidadores y familiares, a través de actividades que incluyen música, arte y danza. Diversos estudios han demostrado que estas disciplinas pueden ayudar significativamente a la recuperación de la memoria y a mejorar las funciones cognitivas del paciente.

MIND, a través de su portal web, también ofrece la oportunidad para que cualquier persona comparta sus historias o muestre su apoyo a los pacientes de estas enfermedades y aumentar así la concienciación sobre la existencia de estas afecciones. A través de Instagram y Twitter, las personas pueden participar con el hashtag #MoveMINDs o directamente en la página web de la campaña: http://www.mindonlinecampaign.com/

Promoviendo el diagnóstico y tratamiento temprano del Parkinson

El Parkinson es un padecimiento degenerativo que aparece con mayor frecuencia en personas que pasan los 60 años de edad. La causa se debe a la pérdida de dopamina en el cerebro, un neurotransmisor responsable del control de los movimientos corporales.

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad son los temblores, presentes en el 85% de las personas que padecen de Parkinson, la rigidez muscular y la dificultad para comenzar un movimiento y para equilibrarse. Con el tiempo, los pacientes también pueden incurrir en un pensamiento lento e incluso demencia.

Con al menos dos de estos síntomas, el médico puede sugerir el padecimiento de Parkinson, pero para excluir la posibilidad de otras enfermedades, como Parkinsonismo, temblores cerebrales, temblores inducidos por drogas o la enfermedad de Huntington, se realizan análisis clínicos y diagnósticos por imagen, tales como ultrasonidos, tomografías computarizadas (TC) y resonancias magnéticas (RM), que también ayudan a definir en qué etapa se encuentra la enfermedad.

Las TC y las RM muestran imágenes del cerebro y permiten identificar si existe una causa secundaria para la aparición de los síntomas, como el cáncer o irregularidades en el flujo sanguíneo; por otro lado, el examen PET/TC analiza si las neuronas que producen la dopamina en el cerebro se encuentran totalmente funcionales.

Para aquellos pacientes que no responden al tratamiento farmacológico, existe la cirugía con implante de neuroestimulador y, para ellos, es fundamental la resonancia magnética, tanto para la configuración de la anatomía exacta de las estructuras del cerebro, que son objetivos para la implantación del neuroestimulador, como después de la operación para documentar la posición del implante.

Hasta el momento, no existe cura para la enfermedad; sin embargo, su diagnóstico y tratamiento temprano ayudan a evaluar los síntomas y evitar la rápida progresión del Parkinson. Las medicinas, la fisioterapia, la fonoaudiología y la terapia ocupacional suelen funcionar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba