Noti-Tips

La ficción paranormal y fantástica de Alan Dalloul

¿Qué es ficción paranormal? Es un subgénero de la novela romántica, también conocido como romance paranormal o literatura romántica paranormal, que consiste en una narración especulativa que mezcla el erotismo, la fantasía, la ciencia ficción y el terror con sub tramas amorosas.

En muchas de estas historias a menudo aparecen vampiros, hombres lobos, fantasmas, los viajes en el tiempo y personajes con habilidades psíquicas, como la telepatía y telekinesis.

Este subgénero tiene sus raíces en la literatura gótica, así autores como Edgar Allan Poe, Mary Shelley, Bram Stok y H. P. Lovecraft son los principales referentes para los autores de paranormal.

En Venezuela es uno de los subgéneros de mayor crecimiento, aún más que el policiaco o el suspense. Cada vez son más los lectores y escritores dedicados a difundirlo. Uno de sus más enérgicos  difusores en nuestro país es Alan Dalloul, que no sólo es un interesante autor de cuentos y novelas, sino que desde su blog Tinta Nocturna durante cuatro años ha dado a conocer a muchos otros autores -en inglés y español- a través de reseñas y entrevistas.

De este joven autor he leído La Saga de Alice, relato corto, y Crónicas Lujuriosas, novela. Esta última obra cuenta la historia de una pareja: un semi vampiro, llamado Dimadael, y un semi ángel, Arabenor. Ambos son extraños el uno al otro, pero una noche se encuentran y surge entre los dos una fuerte amistad, que poco a poco se convierte en algo más.

Destaca en las ficciones de Dalloul la prosa cuidada, el manejo de los aspectos formales y comunes a este tipo de obras, la forma impresionista de contar las cosas, casi cinematográfica, y su extraordinaria capacidad de fabulación.

Para él la ficción paranormal posee el mismo rigor que las novelas realistas, porque como Borges ambas son ficciones, que intentan “una apariencia de veracidad”. Sorprenden en las obras de Dalloul que en ningún momento se sienten inverosímiles, flojas a nivel argumental y formal, su toque de suspenso que durante el relato va in crescendo, algunas adiciones tomadas de la vida cotidiana. Sus seres fantásticos, con todos sus poderes son muy similares a uno de nosotros, meros mortales que carecen de cualquier capacidad sobrenatural. Ellos tienen las mismas obligaciones y problemas cotidianos de un hombre común. Él se las arregla para mantener la atención del lector en su historia de principio a fin. También los personajes son de carácter psicológico, ya que ponen en duda su poder, su entorno.

Esto hace que el lector se sienta identificado con sus personajes.

 

II

También se podría decir que la ficción paranormal es hija de la literatura fantástica.

Hay quienes sostienen que la literatura fantástica no es un género como tal. Y así es. Si uno revisa la historia de la literatura desde Homero hasta el presente, el elemento fantástico es algo inherente a todas las obras. De modo que más que un genero es un gen que se encuentra en cualquier obra literaria. Tzvetan Todorov magistralmente explica:

“La ambigüedad se mantiene hasta el final de la aventura: ¿Realidad o sueño? ¿Verdad o ilusión? De este modo nos vemos arrastrados al corazón de lo fantástico. El fantástico ocupa el tiempo de esta incertidumbre. Desde el momento que escogemos una o la otra, abandonamos lo fantástico”.

Todorov cree que no hay género fantástico, porque lo fantasía se manifiesta en cualquier tipo de obra, puesto que el autor no puede disociar completamente lo inverosímil.

Visto desde este punto de vista aquellos que desacreditan lo fantástico y sus sub géneros en el fondo desprecian toda la literatura.

Enfrentarse a la obra de Dalloul, aun incipiente, es reconocer que toda literatura cuando no tiene un aire comercial, puede enriquecer nuestras ideas y, al mismo tiempo, desacralizar viejos prejuicios que pudiéramos tener. Al leer su obra, decidí hacerlo con los ojos abiertos. Y fue una decisión acertada. Descubrí que nuestros prejuicios críticos son a menudo erróneos, que la literatura buena no es algo que se hace con supuestas intenciones intelectuales, sino la que está realizada con el corazón y la razón, sin separar una cosa de la otra, la escrita con esfuerzo y pasión. Algo similar se puede decir de la vilipendiada literatura “popular” por parte de los críticos y las academias.

Invito, pues, a todos los lectores a que se acerquen al mágico universo de Alan. Este joven autor promete más esfuerzo y rigor en sus próximos trabajos. Y, desde luego, más fantasía.

Hay una frase  del ensayista uruguayo Emir Rodríguez Monegal que sintetiza todo lo mencionado en esta revisión:

“Lo que venía diciendo cabe en una formula muy simple: todo es ficción y entre la simulación psicológica o realista es preferible el rigor, la lucidez, la casualidad mágica de la literatura fantástica.”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba