Noti-Tips

La nueva era de los ascensores

El año que entra merece un cambio de imagen que nos aporte nuevas energías. Podemos hacerlo partiendo desde algunos detalles pequeños de la decoración del hogar hasta incluso reformando elementos más grandes como son los ascensores, dándoles una nueva vida.

Los ascensores en España se han convertido en un elemento imprescindible que nos hace la vida más fácil pero al que más allá de su sentido útil se le puede sacar partido como elemento innovador que permita una comunicación más eficiente con el entorno.

Comenzamos a encontrar cada vez con más frecuencia ascensores de diseño transparente que nos permiten interactuar con el espacio adyacente, o ascensores en el entorno urbano de las ciudades que rompen barreras de movilidad donde antes había un largo tramo de escaleras, dificultoso para muchas personas.

Ese diseño universal, que va más allá de la accesibilidad, requiere de un nivel de mantenimiento de ascensores que esté a la altura. Puede tratarse de una comunidad de vecinos, una vivienda particular, un edificio público o uno de empresas…

Lo más importante es tener una respuesta inmediata y de calidad revisando todos los elementos que deben estar en buen estado y que palie los contratiempos que se desencadenan cuando haya averías fortuitas o por no mantener un buen mantenimiento, y no podamos ya contar con esa movilidad, bien sea para personas o para carga.

Ascensores de diseño e innovadores

Las tendencias actuales van más encaminadas a diseños futuristas, con unos efectos de iluminación agradable, sostenible e innovadora y con un uso de materiales y de tonalidades que están estudiados para involucrarse con el entorno de la edificación.

Inspiración e innovación hasta en los ascensores. Esa es la idea de una corriente actual que rompa con ese espacio frío en el que concentrarse con, en la mayoría de los casos, personas desconocidas. La tecnología debe estar a la altura de ese diseño, y así encontramos ascensores a medida, con paredes o suelos acristalados, e incluso pantallas con entretenimiento o información.

Ascensores inteligentes

Las empresas del sector se esfuerzan por reducir el impacto de los ascensores en los edificios, realizando un mejor aprovechamiento del espacio disponible y haciendo que sean elementos que aparezcan completamente integrados en el entorno. Y no solamente se estudia el aspecto más físico sino también el del confort, llegando a regular la temperatura de los ascensores, una adecuada ventilación o mejorando considerablemente los tiempos de espera donde aún hay un gran margen de mejora y la eficiencia en el reparto por las distintas paradas.

Todo en un afán por lograr desterrar para siempre esa sensación estresante que se puede llegar a tener en los ascensores. La nueva era de los ascensores va a permitir esto y mucho más.

Cómo serán los ascensores del futuro

Una empresa profesional del sector debe ser capaz de reconocer y enfrentar estos desafíos, como lo está haciendo Eninter. Y es que lejos de desaparecer, los ascensores cada vez van a ganar más importancia en unos entornos urbanos en los que se valoran los espacios verdes, lo cual hace que se tienda a una construcción vertical, con edificios cada vez más altos para poder dejar lugar a esas zonas verdes.

Los ascensores han recorrido un largo camino hasta llegar a un nivel en el que han adquirido tanta importancia como la que tiene cualquier otro elemento arquitectónico y esta importancia sólo va en ascenso teniendo en cuenta los actuales estilos de vida. El imparable avance de la tecnología no deja de sorprendernos y tenemos la oportunidad de aprovechar sus ventajas por ejemplo eligiendo unos ascensores que nos hagan la vida aún un poco más fácil.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba