Noti-Tips

¡Relájese con su vejiga!

¿Incontinencia? ¿Urgencia para orinar? ¿Va seguidamente al baño aunque no haya ingerido suficiente cantidad de líquido? ¿No puede dormir por la frecuencia de las micciones? Éstos síntomas derivan de la vejiga hiperactiva, que en ocasiones  también puede producir ardor al orinar.

Esta entidad generada por el mal funcionamiento del músculo detrusor –saco muscular que almacena la orina y se contrae para vaciarse-, hace que el paciente pierda la voluntariedad para controlar su vejiga, la cual tiene una apariencia neurológica intacta.

El Dr. Roberto Azócar, Urólogo del Centro Médico Occidente y del Hospital General del Sur en Maracaibo, explica que este padecimiento tiene un comportamiento similar al de los niños malcriados. “La vejiga comienza por su cuenta a querer orinar, sin obedecer el control voluntario del cerebro. Estos pacientes, apenas oyen  agua o ven un baño, quieren orinar e incluso pierden orina, lo que a veces los obliga a utilizar pañales. Es una enfermedad que altera mucho la calidad de vida” afirma.

Usualmente la vejiga hiperactiva se presenta en hombres y mujeres de 40 años en adelante, aunque también afecta a los niños. En el caso pediátrico, se diagnostica desde los 5 años, puesto que es la edad promedio en la que se estima que el infante tenga la vejiga educada y pueda controlar las ganas de vaciarla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tratamiento

 

Existen diversos tratamientos para este tipo de patología, que comprenden tanto fármacos como la aplicación de Onabotulinumtoxin A (toxina botulínica tipo A); todos actúan relajando el músculo detrusor de la vejiga, para que no se contraiga por sí solo y el paciente pueda controlar las ganas de orinar.

Cuando los pacientes no responden a tratamientos conductuales ni a medicamentos, la Sociedad Internacional de Continencia recomienda la aplicación de Onabotulinumtoxin A. El Dr. Azócar plantea que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, que representa una muy buena opción para aquellos que requieren tratamiento de por vida y no desean ingerir fármacos.

“Se debe tener mucho cuidado con la dosis a aplicar para evitar complicaciones. Aproximadamente 200 unidades de Onabotulinumtoxin A repartidas aleatoriamente en todo el músculo detrusor, son suficientes para paralizar la vejiga, y mejorar la calidad de vida del paciente en un 70% durante 7 meses, que sería el tiempo ideal  para colocar una nueva dosis”, afirmó el Dr. Azócar.

Los pacientes con vejiga hiperactiva pueden recibir este tratamiento gratuito en el Hospital General del Sur de Maracaibo, donde se pasan consultas de lunes a jueves.  

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba