Noti-Tips

Terapia contra la hepatitis c varía según el genotipo

La adherencia al tratamiento, no consumir bebidas alcohólicas y mantener un peso adecuado son importantes para combatir la enfermedad

El virus de la hepatitis C ha evolucionado de forma diferente en cada región del planeta. Existen seis genotipos de esta enfermedad y con cada uno de ellos, la respuesta a los tratamientos farmacológicos varía significativamente.

En América y Europa predominan los genotipos 1 y 2.  El genotipo 3 proviene de Asia, pero se han producido brotes en América y Europa; mientras que el de tipo 4 corresponde a Egipto y África. Los de nomenclatura 5 y 6 son los menos estudiados y se han presentado en áreas menos desarrolladas.

            Moisés Diago, especialista en el aparato digestivo y jefe de la Sección de Hepatología del Hospital General de Valencia, España, explica que los genotipos 1 y 4 responden con más lentitud a la terapia con interferón. En estos casos por tanto, la duración estándar de terapia farmacológica es de 48 semanas, mientras que para los genotipos 2 y 3 es posible reducir el período a la mitad.

El doctor señaló que el interferón pegilado puede curar a 50% de las personas infectadas con el genotipo 1 y hasta 80% de los pacientes que tienen los genotipos 2 ó 3.

Conociendo al enemigo

La Hepatitis C es una enfermedad que afecta el hígado y suele ser asintomática. Pueden transcurrir 40 años o más entre el momento del contagio y el inicio de las molestias y fallas del órgano. Una de las características más resaltantes de la patología es que a largo plazo puede incidir en el desarrollo de cáncer o cirrosis hepática; sin embargo, sólo 4% de los pacientes desarrollan la primera complicación y hasta uno de cada cuatro presenta la segunda.

El especialista en hepatología enfatizó la importancia del diagnóstico temprano y la adherencia al tratamiento para lograr la  erradicación de la enfermedad. También llamó la atención respecto a la necesidad de mantener óptimas condiciones de higiene en los centros de salud, ya que la hepatitis C puede transmitirse por compartir jeringas, al recibir transfusiones de sangre o al entrar en contacto con utensilios médicos cuyas condiciones de esterilidad son deficientes.

            Además del tratamiento farmacológico, es importante que los pacientes lleven una vida sana: no ingerir alcohol, no fumar, tener una alimentación balanceada, hacer ejercicios y mantener el peso. Lo contrario implicaría un aumento de grasa en el hígado, que puede incrementar la progresión de la enfermedad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba